No es momento para economistas

OPINIÓN

image
Adam Smith / John Maynard Keynes

*Por Hugo Flombaum especial para lacity.com.ar

Todas las teorías económicas se desarrollas sobre la base de supuestos. Desde la liberal de Smith en la isla de Robison Crusoe hasta la Keinesiana más pura que supone un Estado organizado y eficaz.

Hoy los conductores y aquellos que pretendan serlo, en nuestro país, deberían ignorar a los economistas, porque ellos no pueden trazar ningún plan eficaz en un territorio, como el argentino, que no cumple con ninguno de los supuestos necesarios para desarrollar alguna estrategia con éxito.

Es momento para que la dirigencia se ponga al proyecto nacional a los hombros y proponga un contrato social al pueblo argentino que establezca las fronteras en las cuales los disensos se puedan dirimir sin lastimar al proyecto común.

Los políticos, palabra desvalorizada y con razón, deberán asumir la responsabilidad que les cabe, no es útil que se presenten a dar charlas o discursos de campaña acompañados de técnicos, que en el mejor de los casos intentarán contar que es lo que está mal y se pondrán a recitar un conjunto de propuestas que más simpáticas caigan al candidato y al público.

Es momento para que los que pretendan dirigir el país, propongan, debatan y acuerden con otros dirigentes y con el pueblo cuales son las fronteras que nos cobijaran, no las geográficas, las morales, las éticas las de relación comunitaria, las de relación con el estado y de este con la comunidad.

Es imposible que un técnico aplique un plan cuando los propios organismos del estado que debe llevarlo a cabo son esencialmente reacios a un comportamiento ordenado y con una comunidad desorganizada que se comporta de manera errática o especulativa.

La dirigencia democrática argentina recibió en 1983 un país fracturado y endeudado, pero en ese momento los planes sociales y alimentarios fueron para unos cientos de miles de compatriotas, hoy son más de 10 millones los que lo requieren. Y todos estamos de acuerdo que nuestro territorio puede alimentar, dar trabajo y alojar a muchos más habitantes que los que hoy lo habitan.

En el transcurso de estos 34 años se aplicaron todos los planes económicos conocidos y todos fueron un fracaso. ¿Porque insistir?

Habrá futuro para nuestro país si las próximas elecciones son utilizadas para la convocatoria a un gobierno del acuerdo para confeccionar un plan con el consenso mayoritario necesario para poner en marcha la construcción de la nación que nunca logramos constituir.

El plan que no es económico es un plan que abarque todas las áreas que necesita un país para tener un pueblo con un objetivo común que permita la construcción de una sociedad integrada social, moral y éticamente.

Si la dirigencia no asume su responsabilidad correremos el peligro de caer en en manos de algún mesiánico que conquiste a los desesperanzados y desengañados con consignas vacías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s