Moscú avanza sobre territorios del este de Europa utilizando diplomacia del gas

INTERNACIONAL

7henePVw5Au9NEcoMQs7CTxSAMUvL49P
Putin monitoreando construcción del Turkish Stream / Foto: Kremlin

El viceprimer ministro de Rusia, Yuri Borisov, resaltó hoy la importancia para el desarrollo económico de Serbia del gasoducto Turkish Stream (torrente turco), pero indicó que la realización del proyecto depende no solo de Moscú.

Preguntado sobre el tema en encuentro con la prensa aquí, donde realiza una visita oficial de dos días, añadió que son factores fundamentales las decisiones finales de Bulgaria y Hungría para el paso de esa arteria con combustible azul por el territorio serbio.

El vicejefe de Gobierno participó hoy en la XVI Sesión Plenaria de la Comisión Intergubernamental para el Comercio y la Cooperación Económica y Científico-Técnica entre los dos países, que copreside junto con el primer vicejefe de Gobierno y ministro de Asuntos Exteriores, Ivica Dacic.

De acuerdo con el proyecto, después de llegar hasta la parte europea de Turquía a través del mar Negro, el conducto debe atravesar Bulgaria y entrar a territorio serbio por el sudeste, a la altura de Dimitrovgrad – Nis y surcar el país hasta el extremo oeste para entrar en territorio húngaro.

Borisov afirmó que las autoridades de Belgrado confirmaron hoy que adoptarán todas las medidas para la realización del gasoducto, así como que los presidentes de Hungría y Bulgaria, Boiko Borisov y Viktor Orban, respectivamente, está interesados en el paso por Serbia.

Con mil 090 kilómetros de longitud, parte de la estación Russkaya en Krasnodar y llega al territorio europeo de Turquía por el lecho del mar Negro, con una capacidad de 63 mil millones de metros cúbicos de gas natural por año.

De ese volumen, 14 mil millones de metros cúbicos se quedan en ese país y el resto es para la exportación a Europa, según diversas fuentes.

El objetivo final es que siga por Bulgaria, Serbia y Hungría hasta Eslovaquia, pero la Unión Europea ha ejercido algunas presiones con los gobiernos de Sofía y Budapest para que desestimen el plan.

No obstante, todo indica que las ventajas económicas ofrecidas por el combustible azul se impondrán.

El 12 de febrero, durante una visita a Hungría, el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, presionó con fuerza a las autoridades para que optaran por el suministro de gas natural licuado de su país a cambio de rechazar el Turkish Stream, pero trascendió que Budapest rechazó la oferta.

De culminarse la gigantesca obra -que reemplaza el anterior proyecto Southern Stream, a través de Bulgaria- Serbia recibiría mil 800 metros cúbicos del combustible por año, además de obtener ingresos por servir de transportador, y Hungría ocho mil millones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s