El día que Hitler pretendió incendiar Catedral de Notre Dame

INTERNACIONAL

img_123_lg
Catedral de Notre Dame logra erguirse tras los escombros / Foto: PhotosNormandie

El 23 de agosto de 1944 fue un día dantesco para Dietrich von Choltitz, el gobernador militar alemán impuesto por el Tercer Reich en París. Además de tener que dirigir una defensa desesperada de la capital francesa ante el empuje imparable de los Aliados, el teutón sabía que había recibido una orden tan taxativa como desquiciada del mismísimo Adolf Hitler: «Paris no debe caer en manos del enemigo, salvo siendo un montón de escombros». El «Führer» debió pensar que, si la «ville de l’amour» no estaba bajo su mando, no sería para nadie. La idea era hacer saltar por los aires los principales monumentos de la urbe mediante explosivos y cohetes antes de tocar a retirada. Desde la Torre Eiffel hasta la catedral de Notre Dame.

Si aquella jornada fue espantosa, el día siguiente se transformó en una verdadera pesadilla. Durante la noche del 24, los peores temores de las tropas alemanas afincadas en la capital se hicieron palpables cuando la unidad acorazada del general Philippe Leclerc (en la que destacaban los republicanos españoles de La Nueve, la 9ª Compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre), arribaron hasta los suburbios de París.

Según narró el mismo Von Choltitz, durante la mañana del 25 recibió una llamada de Hitler para hacerle una pregunta: «¿Arde París?». Por suerte, el gobernador militar tuvo el valor suficiente para mandar al «Führer» a la «merde» y, con ello, salvó siglos y siglos de historia.

Por desgracia, aquella Notre Dame que sobrevivió a la locura del líder nazi, no pudo vencer el pasado lunes al fuego. Un injusto fuego que calcinó desde la aguja de la torre de la catedral (la cual comenzó a levantarse durante el siglo XII), hasta su techo. Aunque a lo largo de esta mañana los bomberos han corroborado que las llamas han sido extinguidas de una vez, lo que no podrá apagarse tan fácilmente es el dolor que alberga toda la sociedad (francesa y extranjera) por la destrucción de uno de los monumentos e iconos más representativos de la capital francesa.

(Opinión del diario ABC de España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s