Elecciones para conformar nuevo parlamento europeo afectadas por Brexit

INTERNACIONAL

640px-2015-12-14_Günther_Oettinger_Parteitag_der_CDU_Deutschlands_by_Olaf_Kosinsky_-1
Comisario de Presupuestos europeo, Günther Oettinger / Foto: Olaf Kosinsky

Lectura: 2 minutos

Poco se habla del dinero en la campaña electoral europea, pese a que será el nuevo Parlamento el que tendrá que ver el marco presupuestario de la Unión Europea para los años 2021-2027.

El borrador del Comisario de Presupuestos, Günther Oettinger, está hace rato sobre la mesa. Ya fracasó la idea de aprobarlo antes de las elecciones. Las posiciones entre los estados que ponen el dinero y los que lo reciben están muy distanciadas. Si los vamos a dividir de alguna manera, los que pagan tienden a estar hacia el norte y el este, mientras que las economías más débiles se ubican en el oeste y el sur de la Unión.

A menudo a esto se le llama «conflicto norte-sur». Janis Emmanouilidis, experto en temas de la UE del think-tank Centro de Política Europea, llama la atención sobre esa forma de leer la realidad.

«Hay diferencias marcadas y distancias dentro de los países miembros de la Unión. Hay que ser muy cuidadosos y no presentar las cosas de maneras simplistas», aconseja. La batalla por el presupuesto será compleja, como adelantó Oettinger durante la presentación de su plan el año pasado: «Hay algunos países que dicen que el presupuesto es demasiado alto, y otros se oponen con vehemencia a la reducción del presupuesto agrícola».

Oettinger tiene que financiar nuevos programas, como los de protección de fronteras y Defensa, al mismo tiempo que Gran Bretaña se está desembarcando de la UE, dejando tras de sí una brecha presupuestaria de unos 10 mil millones de euros. Oettinger espera compensar la mitad de ese dinero con ahorro, mientras que la otra mitad pretende conseguirla a través de contribuciones más elevadas de parte de Alemania, Francia, Holanda, Italia, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Austria, Bélgica e Irlanda. El primer ministro holandés, Mark Rutte, está totalmente en contra de un aumento en las cuotas. El canciller de Austria, Sebastian Kurz, lo apoya. Ambos deben mantener a raya a los populistas en sus respectivos países, esos que alimentan un sentimiento de malestar contra la UE.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s