Intromisión cubana en política de Venezuela

VENEZUELA

10984079593_20e7fe9156_z
Médicos cubanos / Foto: Pan American Health Organization PAHO

Lectura: 2 minutos

La intervención de Cuba en la política y desarrollo de Venezuela desde hace años es algo que nadie cuestiona ya. A la presencia de militares en puestos clave del Ejército venezolano, se suman los agentes infiltrados que llegan al país para sofocar cualquier posible rebelión de los militares contra el régimen chavista, así como para castigar ─y torturar─ a los que piensen desertar, como ha sucedido durante los últimos meses.

Pero esa presencia va más allá y se extiende a otros ámbitos, como es el de los médicos enviados por el régimen cubano a través de sus conocidas como misiones internacionalistas.

Comenzaron a operar en Venezuela hace casi dos décadas bajo la supervisión y las órdenes del régimen cubano, que acaba de ser denunciado, por Cuban Prisoners Defenders y la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), ante la Corte Penal Internacional (CPI) por la comisión de «crímenes de lesa humanidad».

Esta denuncia, presentada el pasado martes en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), además de describir el estado de esclavitud en el que durante años han vivido miles de médicos ─que perciben solo entre el 10% y el 25% de su salario, embolsándose el régimen cubano el resto─; a lo que se suma la persecución y las represalias, detalla las funciones ─extrasanitarias─ a las que fueron obligados.

Una de ellas es el «adoctrinamiento» político de la población que deben atender, especialmente en Venezuela. Entre el centenar de testimonios recopilados en la denuncia, destaca el del doctor C.R.D., que participó en las misiones en Venezuela. C. R. D. asegura que en época de elecciones se les daba una lista de las casas que tenían que visitar cada día, en la que se incluía una serie de claves para identificar a los pacientes: los «enfermos» eran anti-chavistas declarados; los «sanos», chavistas reconocidos; y «en riesgo», aquellos que no se sabía cuál iba a ser su voto.

Las órdenes eran claras: a los «enfermos» no se les visitaría por no ser «útil» hacerlo; a los «sanos» se les regalarían vitaminas; y a los «en riesgo», además de vitaminas se les daría una charla sobre lo que pasaría si la oposición ganaba las elecciones.

(Comentarios del diario ABC de Madrid).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s