«Colectivos» grupos paramilitares venezolanos que defienden a Maduro

VENEZUELA

colectivos
Valentín Santana, jefe del colectivo La Piedrita / Captura YouTube

Lectura: 3 minutos

El intento de golpe de Estado contra Chávez en 2002 sirvió como excusa perfecta para suministrarles armas para la protección del chavismo.

Son los «colectivos», los paramilitares que se cubren con capuchas, llevan armas largas y disparan desde sus motos o sus escondites contra los manifestantes que se protestan contra el régimen.

La oposición venezolana los considera como grupos paramilitares que «actúan al margen de la ley». En definitiva, son el brazo armado del chavismo apoyado en su momento por Chávez y, ahora, por Nicolás Maduro.

«Yo entregaría con honor mi vida por defender el proyecto y legado de mi presidente, el Comandante Hugo Chávez», asegura a ABC Valentín Santana, jefe del colectivo La Piedrita, a quien no le tiembla el pulso para grabar sus mensajes en las redes sociales a cara descubierta y fusil en mano.

En 1989, Santana fundó el colectivo tras los sucesos violentos del Caracazo, que ocurrieron por el aumento del precio de la gasolina y degeneró en un paro del sector de transporte y saqueos masivos en todo el país. Más tarde, en 1998 respaldó la campaña de Chávez a la presidencia.

Es un auténtico líder popular, tiene poder y es visible dentro de la zona, una llamada suya basta para sacar a las calles a cientos de motociclistas, especialmente los días en que la oposición venezolana protesta contra el Gobierno de Maduro.

De hecho, los medios de comunicación los han grabado reprimiendo a los manifestantes junto a la Policía y a la Guardia Nacional.

En el país operan centenares de colectivos, entre los más activos se encuentran La Piedrita, Tres Raíces, Alexis Vive, los Tupamaros y Carapaica. Proliferaron por todo el territorio tomando como referencia las Brigadas de Respuesta Rápida de Cuba.

De dónde proceden sus es «una pregunta prohibida», según Valentín Santana, pero como ha podido saber ABC el Gobierno los financia a través de los Claps, las bolsas de comida que se vende a la población que simpatiza con el chavismo a un precio inferior al mercado.

Maduro consiente que las ayudas sociales que ofrece a la población a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, conocidas como las cajas de comida Clap ─proyecto que coordina Freddy Bernal─ sirva para financiar a estos grupos paramilitares.

Los integrantes del colectivo Tres Raíces revenden estas cajas de comida con la complicidad y apoyo de altos cargos del régimen. Lo hacen en la zona E del barrio 23 de Enero, donde tienen varios galpones y casas en las que guardan grandes lotes de alimentos importados desde México y Brasil. La zona es custodiada por los colectivos y la Policía tiene prohibido acercarse al lugar.

El precio oficial de la caja de alimentos a las familias es de 2.500 bolívares, pero el colectivo las revende en 52.000 bolívares ─un litro de leche cuesta 20.000 bolívares─. El pago se hace en efectivo y se aceptan bolívares, dólares y euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s