Alarma en Egipto por la falta de agua potable

INTERNACIONAL

424134948_c984cdbdee_z
Foto: Saulo Alvarado Mateos

Lectura: 3 minutos

Egipto sufre un déficit anual de agua de unos 7.000 millones de metros cúbicos, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y podría quedarse sin el líquido vital para 2025, cuando se estima que unas 1.800 millones de personas en el mundo sufrirán una escasez absoluta.

El informe sobre Desarrollo Mundial del Agua de la ONU alerta que ese país está por debajo del umbral de pobreza de agua, la escasez es de 1.000 metros cúbicos y avanza hacia una escasez absoluta, de 500 metros cúbicos de agua.

«El agua se va todo el tiempo, no sabemos cómo manejar el asunto. El otro día abrí el grifo y apestaba a alcantarilla», indicó.

Como subraya el Diario Egipcio sobre Investigaciones de Agua, son muchos los problemas que afectan el flujo del río Nilo, desde irrigación ineficiente hasta contaminación.

Además, el vertido descontrolado de desperdicios generados por las actividades humanas de diferentes vertederos colocados en las márgenes del río aumentaron de forma significativa la contaminación, que llegó a un nivel crítico, alerta la investigación.

La contaminación del Nilo, considerado el más largo del mundo, es un problema subestimado desde hace varias décadas.

«La mayoría de las empresas de Egipto no han hecho casi esfuerzos para cumplir las leyes ambientales que protegen el Nilo, a pesar de que el río cubre 65 por ciento de las necesidades de agua de la industria y recibe más de 57 por ciento de sus aguas residuales», señala el estudio.

Mucha gente depende del Nilo para tener agua para beber, para la agricultura y uso municipal, pero la calidad suele ser un motivo de preocupación.

La realidad es que el Nilo se contamina por aguas residuales municipales e industriales, con muchos incidentes registrados de filtraciones y de vertido de químicos.

Aunque Helmy Abouleish, presidente de SEKEM, una organización que invierte en agricultura biodinámica, nota una mayor conciencia en el país en lo que respecta a los desafíos que plantea el agua.

«Veo que la conciencia sobre las dificultades que plantea la inseguridad hídrica se propaga más a la sociedad que antes», observó en diálogo con IPS.

«Todos tenemos que ser bastante conscientes de que lo que sea que hagamos hoy, nuestros hijos lo pagarán en el futuro. Ninguno de los recursos actuales estará disponible para siempre», añadió.

SEKEM convirtió 70 hectáreas de desierto en oasis verdes cultivados en el noreste de El Cairo.

Ese país necesita innovaciones futuristas, considerando que la disponibilidad de agua empeora.

«En Egipto, las lluvias se concentran a la franja costera que bordea el mar Mediterráneo y ocurren principalmente en el invierno», explicó Tommaso Abrate, científico del Departamento de Clima y Agua de la Organización Meteorológica Mundial, consultado por IPS.

«El volumen de lluvias es bajo (entre 80 y 280 milímetros al año), escasas y variables en el tiempo y el espacio, por lo que no puede considerarse una fuente confiable de agua», explicó.

«Los modelos climáticos indican que Egipto, en especial la región costera, sufrirá de forma significativa el cambio climático y, por consiguiente, sequía hacia fines de siglo, mientras que las lluvias registrarán una pequeña disminución en la media anual», señaló Abrate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s