Argentina: elecciones PASO acaparó atención de prensa europea esta semana

Macri-Gabinete (1)
Reunión de gabinete tras las primarias / Foto: Casa Rosada (Presidencia de la Nación)

Lectura: 9 minutos

Esta semana, el suceso latinoamericano que recibió mayor cobertura en los medios europeos fueron las consecuencias del resultado de las elecciones primarias del 11 de agosto en Argentina. La fórmula presidencial del Partido Justicialista Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el 47 por ciento de los votos y se perfiló como la que más probabilidades tiene de ganar los comicios de octubre.

Agobiado por la coyuntura nacional, el presidente Mauricio Macri, quien aspira a la reelección, recibió apenas un 32 por ciento de respaldo. La magnitud del desencanto de los argentinos con los resultados de la agenda conservadora de Macri y el renovado auge del «peronismo» de centro-izquierda en las urnas ─ninguno de los cuales había sido previsto en encuestas previas─ tomó por sorpresa y puso a temblar a los inversionistas extranjeros.

«Los mercados financieros temen que si la oposición triunfa el 27 de octubre el país vuelva a los tiempos de las nacionalizaciones, los controles cambiarios y el intervencionismo estatal», dijo Antje Praefcke, analista del Commerzbank, el cuarto banco más grande de Alemania, en entrevista con la agencia de noticias Reuters.

Hasta ahora, son los valores de España, por su cercanía con América Latina, los que más han sufrido.

Der Standard (Viena, Austria): «El liberal Macri debe haber decepcionado a muchas personas, sobre todo con su rigurosa política de austeridad. Expertos estiman que la tasa de pobreza en Argentina asciende al 35 por ciento. Alberto Fernández le prometió asistencia médica gratuita a los jubilados y aumentos salariales a los trabajadores. Argentina está sumida desde hace años en una severa crisis económica».

Die Tageszeitung (Berlín, Alemania): «Cada vez más personas franquean el umbral de la pobreza en Argentina. Se clasifica como pobres a aquellas familias de cuatro miembros con ingresos por debajo de los 31.000 pesos argentinos mensuales (522 euros, aproximadamente). Un tercio de la población califica como pobre, y la clase media teme por su estatus; el voto de la clase media fue decisivo para torpedear a Macri en los comicios recientes».

Neue Zürcher Zeitung (Zúrich, Suiza): «El presidente Macri perdió el voto de confianza que buena parte del electorado había depositado en él. De nuevo ha fracasado en Argentina un experimento destinado a liberalizar la economía nacional, que siempre ha tendido al proteccionismo y se ha mostrado vulnerable a las crisis. Es de temer que reformas de ese tipo sean aún más difíciles de implementar en el futuro».

Handelsblatt (Düsseldorf, Alemania): «De momento parece irrelevante si Mauricio Macri tiene o no probabilidades de ser reelegido presidente en octubre (…) Los tenedores de bonos [de la deuda argentina] deben prepararse para una pronta conversión de la deuda o, en el peor de los casos, para un impago. Eso aplica incluso en el caso de que Macri reduzca el margen de popularidad que lo separa de los justicialistas».

Frankfurter Allgemeine Zeitung (Fráncfort del Meno, Alemania): «Las probabilidades de que Argentina se vea en peligro de caer en impago han aumentado “considerablemente”, comenta Felix Hermann, estratega financiero de la empresa Blackrock. (…) Si ese escenario se consumara, podría llegarse de nuevo a una conversión de la deuda como la que tuvo lugar a principios de este siglo. En ese caso, un buen número de acreedores podría terminar perdiendo dinero».

¿Dónde está el fondo del abismo en el que se sumerge la economía argentina tras las elecciones del domingo? El panorama es sombrío: debacle de las acciones y bonos, un peso que no encuentra techo, un riesgo país que roza los 2000 puntos y una inflación que va rumbo al 50 por ciento anual.

Este miércoles (14.08.2019) el presidente argentino, Mauricio Macri, se disculpó por su discurso del día posterior a las elecciones primarias en las que Alberto Fernández, su contendiente, logró más del 47 por ciento de los votos. En conferencia de prensa, Macri ─que alcanzó el 32 por ciento─ se había puesto del lado de los mercados y exigió que el ganador hiciera una autocrítica. «Quiero pedirles disculpas por lo que dije el lunes; sepan que los entendí», dijo ahora. Y añadió: «El lunes estaba muy afectado por el resultado del domingo, sin dormir, triste por las consecuencias, pero prioricé atender a la prensa».

Luego anunció un paquete de medidas que van a contramano de la línea ortodoxa de su gobierno, y un par de horas después informó que charló telefónicamente con Fernández. «Quedamos en mantener una línea abierta directa entre los dos», tuiteó.

Sólo este miércoles el peso se devaluó un 8,6 por ciento respecto del dólar. Si se suman los tres días postelectorales la devaluación ya es de más del 25 por ciento.

«Lo que pase depende de lo que haga el gobierno: si se presenta como un contendiente de campaña o asume el rol de Poder Ejecutivo. Hoy se tomaron medidas con las que se intentará recuperar el tiempo perdido», asegura el argentino-alemán Alfredo Meyer, quien hasta fines del año pasado fue el CEO de una empresa metalúrgica de capitales austríacos y hoy es coordinador de grupos de Vistage, una organización que reúne a CEO’s y dueños de pequeñas y medianas empresas.

Macri es el mandatario en ejercicio, pero su gobernabilidad está en jaque, incluso antes de que se hayan realizado las elecciones. La paradoja es que para llegar competitivo a los comicios de octubre, el oficialismo necesita que su opositor continúe dando señales de moderación, lo cual podría a su vez, reducir las chances electorales de Fernández. Mientras tanto, crece la incertidumbre entre los agentes económicos. Desde la Cámara germano-argentina de Industria y Comercio (AHK-AR) prefieren esperar. DW los contactó, pero han optado por no dar declaraciones hasta que el escenario se aclare. Lo mismo pasa con la Fundación Friedrich Ebert en Buenos Aires, cercana a la socialdemocracia alemana.

Quien manifestó su preocupación fue Jorge Göttert, presidente de Gottert SA, empresa con la que representa a 14 firmas alemanas del sector industrias en el país, y a su vez presidente de la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta (CARMAHE). «Estamos tremendamente preocupados. El temor es que Argentina asuma una política económica e internacional alejadas del mundo y que tengamos como amigos a Venezuela o Irán. No queremos perder este trabajo que estuvimos realizando con países como Japón, Italia o Estados Unidos», destaca.

Con respecto a las relaciones con Alemania, Göttert asegura que durante el último kirchnerismo (2011-2015) las relaciones prácticamente «no existían y en estos tres años se fueron recomponiendo».

En esta coyuntura, al margen de la inquietud por el futuro inmediato, ambos empresarios coinciden en que el gobierno de Macri no ha cumplido sus objetivos: «Reconozco que Macri hizo cosas muy mal, pero veíamos un horizonte bastante positivo para que las cosas empezaran a mejorar», analiza Göttert. Por su parte, Meyer plantea que «Macri tuvo logros muy esporádicos en algunas áreas muy puntuales. No fue suficiente».

Con números de desempleo y pobreza dramáticos ─a fines de 2018 el 32 por ciento de la población y uno de cada dos menores de edad estaba debajo de la línea de pobreza─, el gobierno es responsable de la delicada situación del país. «Necesitamos un crecimiento en exportaciones sustentables. Hasta que la Argentina no lo logre, va a haber tensiones porque estamos acostumbrados a hacer crecer el país desde el mercado interno. Hay que hacerlo de a poco y con inteligencia», destaca Meyer.

Con miras al futuro, Göttert, quien desde la CARMAHE debió negociar con el último kirchnerismo, está desesperanzado: «Si Fernández quiere dar vuelta todo, eso significaría retroceder un montón de años. Y la industria está cansada de estos cambios de reglas de juego. Muchos sectores llegan heridos, cansados y con pocas chances de sobrevivir. Y una empresa que cierra significa más desocupados en la calle».

Por su parte, Meyer mira al futuro y plantea la urgencia de un acuerdo nacional entre los diferentes sectores: «Hay tres o cuatro rubros en los que podemos ser competitivos si hacemos un plan: agroalimentos, donde tenemos excelente base tanto en materia prima como en la posibilidad de producir alimentos, en la industria del conocimiento y en el área de la exportación de energía si logramos un desarrollo coherente de Vaca Muerta», propone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s