Evo Morales mejor posicionado para elecciones del 20 de octubre en Bolivia

INTERNACIONAL

21887937410_0e6899da7d_z
Foto: Eneas De Troya

Lectura: 3 minutos

Bolivia vive meses de intensa campaña electoral, el próximo 20 de octubre se llevarán a cabo las elecciones presidenciales.

Seguramente la más compleja de las últimas dos décadas. Evo Morales, quien gobierna desde hace trece años contando con un amplio apoyo popular, ve cuestionada como nunca sus intenciones de permanecer en el poder. Su candidatura, que ignora el resultado de un referendo que rechazó su pretendida reelección, desató un debate interno que esta semana se traduce en la convocatoria a un paro cívico nacional de 24 horas, y la amenaza de nuevas y más frecuentes manifestaciones.

La oposición exige que el mandatario abandone la carrera electoral.

Pero el Movimiento al Socialismo (MAS) se ampara en la controversial decisión de la justicia boliviana, la cual falló a favor de Evo: impedir que se postulara violaba sus derechos humanos.

En la recta final de la campaña electoral, las encuestas dan clara ventaja a Morales: en julio encabezaba la intención de voto con 37% (CiesMori), y en agosto con 35% (Mercados y Muestras). En cualquier caso, muy por delante de su más cercano rival, Carlos Mesa (27%), y aún más del senador Oscar Ortiz (11%). El resto del universo electoral se reparte entre los otros seis aspirantes.

«La oposición está muy dividida. Pero si se unieran, tal vez tendrían posibilidades de vencer», dice Oskar Fletcher, director de VíaCiencia en Bolivia. La encuestadora estima en 39% la intención de voto a favor del mandatario. Sin embargo, cree que los resultados pueden variar. «Observamos que hay un porcentaje importante de indecisos. Entre 21% y 24%. Y dado que en Bolivia el voto es obligatorio, esa franja ─los que no saben─ podría definir la elección», concluye. Pero más allá de preferencias políticas, 61.8% de los consultados cree que Evo será reelecto (VíaCiencia).

Lo cierto es que, en términos económicos, Bolivia va bien. El FMI proyecta que el país crecerá 4% en 2019, y 3.9% en 2020: la nación de mayor crecimiento del continente. Esto, combinado con una baja tasa de desempleo (la tercera de América Latina), augura estabilidad financiera para el aparato del Estado. Indicadores macroeconómicos que, sin embargo, no son garantía de prosperidad para los ciudadanos. Eso, en cambio, dependerá en gran medida de quien asuma el Ejecutivo tras los venideros comicios. En cualquier caso, un nuevo período de bonanza puede abrir la puerta al desarrollo del país, o por el contrario ─y ejemplos hay muchos en la región─, ser caldo de cultivo para la corrupción.

Artículo relacionado: Comenzó campaña electoral en Bolivia, presidente Morales aspira a cuarto mandato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s