Rusia: Gobierno amenaza a prensa alemana DW con clausura del permiso de trabajo

INTERNACIONAL

Opening ceremony / Peter Limbourg (DW, Director General, Germany)
Director General de DW, Peter Limbourg / Foto: Deutsche Welle

Lectura: 5 minutos

El parlamento de Rusia pedirá a su Ministerio de Relaciones Exteriores que considere revocar el derecho de la emisora Deutsche Welle (DW) a trabajar en el país por violar las leyes sobre imparcialidad política, dijo el viernes (27 Septiembre) el legislador oficialista Vasily Piskarev.

El legislador, considerado un hombre de estrecha confianza del presidente Putin, señaló que una investigación parlamentaria había encontrado evidencia que coloca a la emisora internacional financiada con fondos públicos de Alemania de haber ignorado la ley de neutralidad informativa que rige en el país.

Según el oficialismo parlamentario la agencia de noticias alemana había promovido a la población a concurrir a una protesta de la oposición no autorizada en Moscú, según el sitio web de la Cámara Baja del Parlamento.

La comisión parlamentaria, creada para investigar las acciones que el Estado considera una intromisión extranjera en la política rusa, dijo que pediría también al Ministerio de Justicia de Rusia que considere incluir en la lista negra a DW.

El Consejo de Radiodifusión de DW dijo que sus informes «de ninguna manera objetables, por lo tanto, rechaza la acusación de interferencia en los asuntos internos de la Federación de Rusia», señaló la empresa de noticias en un comunicado.

El presidente del Consejo de Radiodifusión, Karl Jüsten, dijo que el personal de DW debería poder trabajar «sin obstáculos» en Rusia. «Esperamos que las autoridades rusas se aseguren de que todos los corresponsales de DW en Rusia puedan informar libremente y sin restricciones», indicó.

Asimismo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania se comprometió a apoyar a la emisora si fuera necesario. «Sabemos que DW está bajo presión en Rusia», aseguraron desde el Ministerio.

Rusia incluyó en la lista negra a los medios de comunicación estatales de Estados Unidos Voice of America y Radio Free Europe / Radio Liberty como agentes extranjeros en 2017 en una represalia de ojo por ojo a las medidas estadounidenses contra los medios estatales rusos RT (Russia Today) y Sputnik, que Estados Unidos acusó de tratar de influir en la política estadounidense.

La diferencia, para nada sutil, es que la alemana DW se financia con fondos públicos, dirigidas por un organismo que incluye diversas líneas políticas, en tanto las empresas rusas están incluidas en el presupuesto del país y dependen de un ministerio.

A principios de este mes, un alto funcionario de amenazó con expulsar a los corresponsales de DW bajo la acusación de intromisión en los asuntos políticos rusos, una conocida fórmula que utilizan los regímenes autoritarios para combatir la libertad de prensa.

El Director General de Deutsche Welle (DW), Peter Limbourg, rechazó las acusaciones. DW está expuesta a la acusación de haber llamado a participar en protestas prohibidas a través de un tuit donde aludió a una manifestación opositora no autorizada en Moscú.

En una carta enviada por la DW al Parlamento ruso, el Director General menciona: «Nuestros reportajes siguen las reglas de un periodismo equilibrado. Esto excluye cualquier injerencia en los asuntos internos de cualquier Estado».

Limbourg, refiriéndose a Vasily Piskaryov, jefe de la Comisión de Investigación, dijo: «Siempre estamos dispuestos a hablar y hemos invitado al Sr. Piskaryov, pero ya deberíamos ponernos de acuerdo sobre las condiciones generales para un diálogo. Somos un medio de comunicación independiente y público y no permitimos que nos chantajeen. Por cierto, hemos dejado claro, en repetidas ocasiones, que no hemos interferido en los asuntos internos de Rusia y que no lo haremos en el futuro. Tampoco convocamos a una manifestación por Twitter, sino que nos limitamos a citar al organizador. Es tan evidente, que no podemos entender todo el revuelo. La acusación de que hemos violado las leyes rusas es completamente absurda».

Una comisión del Comité de Seguridad del Parlamento ruso está investigando actualmente en qué medida los países extranjeros pudieron haber apoyado las recientes protestas de la oposición en Moscú. El ministro federal de Asuntos Exteriores, Heiko Maas (SPD), ya lo había rechazado categóricamente en una reunión con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en agosto pasado. El jefe de la Comisión de Investigación, Piskarjow, ha vuelto a pedir hoy que Deutsche Welle comparezca ante una comisión parlamentaria. Según la agencia Interfax, amenazó a la emisora, o a los empleados, con negar la acreditación para trabajar en Rusia si no eran citados nuevamente.

En Moscú, miles de hombres y mujeres especialmente jóvenes se han manifestado durante semanas contra la exclusión de varios miembros de la oposición en las elecciones municipales celebradas el pasado 8 de septiembre donde fueron detenidas temporalmente aquellas que la policía consideraba como líderes de la reunión entre ellas un empleado de Deutsche Welle.

La agencia de noticias acusó a Rusia de «métodos de un Estado policial».

Asimismo, el embajador estadounidense en Moscú, John Huntsman, también testificará ante la comisión investigadora debido a la publicación de avisos de seguridad en su sitio web, incluido un mapa que mostraba la ruta de la oposición. Los políticos rusos consideraron esto como un llamado a participar en la manifestación.

Artículo relacionado: Moscú: opositores reclaman independencia del Estado para las elecciones municipales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s