Opina Flombaum: El camino de salida no es la brecha

OPINIÓN

crack-concrete-break-broken-cracked-surface

Por Hugo Flombaum, analista político. Columnista de LaCity.com.ar.

Lectura: 6 minutos

No me canso de repetir que el día de la elección todos valemos igual, pero al día siguiente no es así.

Argentina está hace mucho tiempo en un laberinto y no puede salir de él.

Esta es una frase común y no dice nada, pero si definimos que el laberinto es asumir que sin unidad de las dos partes enfrentadas no hay salida, es el comienzo de la solución.

El día de la elección, por detalles de la foto de ese día, gana uno u otro, pero al otro día los ganadores ocasionales no pueden conducir el país sin el concurso de los otros. Pero los dirigentes de unos y otros apuestan solo a ganar, y el país pierde.

Ni los que se auto llaman peronistas pueden gobernar sin los que se auto llaman republicanos y viceversa.

En realidad, si en lugar de debatir consignas e historia, se pusieran a debatir tema por tema, veremos como los dos grupos enfrentados comienzan a perder identidad y se reagrupan de manera diversa en función de intereses objetivos.

Si lográramos redefinir a qué cosa nos enfrentamos todos y no una parte llegaremos a la conclusión de que la única división que debemos poner sobre la mesa, para poder encontrar la salida, es quienes producen y quienes viven de lo que producen otros.

No para castigar a nadie, sino para comenzar un camino ordenado, consensuado y permanente para hacer crecer a los que producen y decrecer a los que no lo hacen.

Eso supone, ni un plan de vivienda nuevo sin un plan productivo, porque no se trata de construir sin un objetivo socioeconómico.

Eso supone, ni un impuesto más si no es para alentar la producción y desalentar a lo anti productivo.

Eso supone, redefinir los convenios laborales, no en función del poder que tenga el sindicato del sector para imponer condiciones, sino de alentar el trabajo en los sectores productivos y desalentar a los otros.

Eso supone, derogar todos los estatutos especiales, docentes, judiciales, policiales y militares, para construir estatutos que promuevan el bien común no el de la corporación.

Eso supone una política exterior posible, no idílica, el mundo que enfrentamos es super pragmático y cero ideológico.

Eso supone, tomar el sistema jubilatorio por las astas y clarificar que con esta estructura de aporte y pago no hay solución. Y rearmar de acuerdo con las nuevas formas de trabajo un sistema mixto, que garantice sólo un básico de subsistencia a todos los trabajadores y un sistema de ahorro particular para los que quieran un retiro acorde a su trabajo.

Esto último sólo se puede abordar sin hipocresías. Los trabajadores de ingresos medios altos a los más altos ahorran en propiedades o en dinero duro, fuera del sistema para asegurarse su retiro.

Si ese ahorro que es fácilmente comprobable se pudiera canalizar en forma transparente sería la base de acumulación de ahorro público que permita créditos a largo plazo para inversión.

Pero es imposible convocar a ese sector con la alternancia política actual, solo me gustaría preguntar a los que blanquearon sus ahorros al comienzo del gobierno de Macri ¿si están arrepentidos? ¡No griten que no soy sordo!

Ese es justamente el problema, al día siguiente de la elección si los que ganan son los que viven de los que producen, estos empiezan a ver de que manera se protegen de los otros.

Imposible conducir un país así.

Nuestro problema no se origina en las orientaciones técnicas, las probamos todas, ni de equipos de primera o de segunda, el nuestro es un problema de suma cero, nos anulamos entre nosotros.

Ni unos ni otros pueden solos, o rompemos esa lógica o el fracaso está asegurado.

Sobran ejemplos virtuosos en el mundo, Sudáfrica, Vietnam, Camboya, España, Polonia etc, etc. Si no se parte de la unidad nacional no sigamos insistiendo, no hay salida del laberinto.

Necesitamos una dirigencia que siga el ejemplo de Mandela, juicios de la verdad, públicos, que le den a los afectados el consuelo del arrepentimiento del acusado, pero ponga un punto final a todos los enfrentamientos.

Luego un trabajo metódico, que tome sector por sector y defina quienes aportan productivamente al conjunto y quienes no.

Un presupuesto base cero que permita reordenar el estado, en todas las jurisdicciones.

Una división de los impuestos entre nacionales y provinciales que termine con la cooparticipación como método de reparto. Cada uno recauda para su sostenimiento. Si una provincia no puede autosostenerse deberá plantearse la unificación con otra para ahorrar gastos y sumar recursos.

Poner al salario mínimo alto como centro de los objetivos, es la base del éxito. Sin salarios altos las inversiones de calidad no vienen. Las buenas inversiones se alojan en los países que garantizan un hábitat de alto nivel, solo así pueden convocar a la mejor mano de obra.

Capacitación, seguridad, educación, deporte, cultura, todos componentes de un buen ambiente para recibir buenas inversiones.

Por supuesto las hay de las otras, son las que buscan tasas de retorno alto, rápido y con bajos salarios, son las que, sin unidad nacional, hemos recibido y seguiremos recibiendo.

Esta y no otra es la discusión, si se plantean otros temas es porque tienen objetivos particulares e inconfesables.

Con una alianza que garantice los dos tercios del parlamento, con un plan acordado, con un proyecto federal que garantice que cada provincia sea una unidad productora para su población y para el conjunto. Con instituciones intermedias que garanticen que el objetivo del conjunto está antes que el particular, la salida es rápida y fácil.

Con esa plataforma no hay debate de deuda, todos van a hacer fila para prestarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s