Qué está haciendo Rusia en el mundo cuántico

OPINIÓN

physics-3871213_640

* Escribe Mariana Gonzalez, especialista en Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA. MBA, ITBA.

English version
 

 

 

Lectura: 6 minutos

El vice primer ministro ruso, Maxim Akimov, anunció, en diciembre pasado, una inversión de casi US$800 millones para investigación en tecnología cuántica los próximos cinco años, en los principales laboratorios rusos. El objetivo es construir una computadora cuántica para usos prácticos y, así, tratar de alcanzar a los que van muy adelante en esta «carrera cuántica».

EE. UU. y China lideran estos desarrollos, invirtiendo grandes cantidades de dinero. También están los alemanes. Pero sobre todo, las grandes compañías estadounidenses Google, IBM, Microsoft, Intel son los grandes inversores y los que están más avanzados en computación cuántica. Los chinos, con sus empresas Huawei, Alibaba, Tencent y Baidu lo están en comunicaciones y criptografía cuántica.

A los rusos ni se los nombra, por ahora a la sombra de China. China, a través de su empresa Huawei, está instalando redes 5G en Rusia y proveyéndoles smartphones; además, están haciendo acuerdos de complementación donde China incluye científicos rusos en sus proyectos de IA (inteligencia artificial).

A Rusia, las muy bajas inversiones en el tema y el éxodo de científicos a la búsqueda de apoyo y de mejores salarios y condiciones, no le permitió despegar a pesar de que la iniciativa arrancó en los años noventa y se redefinió en el dos mil. ¿Será este un nuevo anuncio para no cumplir?

La física cuántica es de principios del Siglo XX. Max Planck en 1900, Einstein en 1905 son los grandes hitos de lo que se conoce como teoría cuántica antigua. Recién a mediados del Siglo XX se conocieron los primeros avances tecnológicos en base a esa ciencia: los laser, los relojes atómicos. Actualmente, basados en lo que en física se llama el entrelazamiento cuántico se están desarrollando dispositivos para la comunicación, la computación, la criptografía y la detección cuántica, que van a cambiar el mundo y nuestra forma de vivir.

Los estados nacionales tienen que proveer la base imprescindible para facilitar la etapa entre el laboratorio y la comercialización de los desarrollos en estas nuevas tecnologías. Hablamos de fondos, legislación, normas y estándares, regulación y control.

Según la publicación «Quantum Science and Technology», sacando EE. UU. y China la situación de los países líderes en investigación y desarrollo de tecnología cuántica es:

Europa: En 2019, comenzó el Proyecto «Quantum Flagship», con una inversión de €1 billión, durante diez años para proyectos en comunicaciones, computación y simulación cuánticas. Además, cuenta con un importante grupo de instituciones dedicadas a estudiar la próxima generación de tecnologías disruptivas basadas en el mundo cuántico.

Japón: desde finales de la década de 1980 está investigando en el mundo cuántico, comenzando por los circuitos semiconductores y terminando en el último lustro con el desarrollo de la computadora. En 2018 comenzaron la nueva fase de investigación y desarrollo, varias dependencias gubernamentales fondean todos esos desarrollos. La Japan Science and Technology Agency dedica US$ 37 millones por diez años para tecnologías de sensores de inercia cuántica y otro tanto para tecnologías de medición de tiempo de ultra alta precisión. El Cabinet Office of Gobernment (grupo que aúna los ministerios de gobierno) dedica US$300 millones por año a proyectos de tecnología cuántica y fotónica para las necesidades de lo que ellos llaman una sociedad 5.0.

Canadá: En la última década invirtió US$ 1 billón, lo que facilitó la comunidad entre el sector privado y el gobierno para ubicar al país en una posición sólida en términos de innovación y competitividad, lograr un nivel de excelencia en la investigación y una base industrial cuántica. Canadá tiene el 4% del mercado global de tecnología y se prevé que capture una cuota mayor en la próxima década llegando al 8% en este campo, dada su capacidad de investigación e industrial.

Gran Bretaña: Dedicó más de £ 1 billón en un programa coordinado privado-estatal en tecnología cuántica. Lleva cinco años y le ha permitido aumentar su participación en el ámbito de estas tecnologías, desde sensores y redes de comunicación hasta un Centro Nacional de Computación Cuántica.

Australia: Tuvo un apoyo sostenido de todas las áreas del gobierno y un parque industrial que le permitió ir desde una única empresa de tecnología cuántica hasta un espectro de negocios que cubren tanto equipamiento como software de base. Inclusive, Microsoft invirtió muchas decenas de millones de dólares en la Universidad de Sidney para investigación en ingeniería cuántica.
Y finalmente,

Rusia: Ha definido un plan de cinco años para el desarrollo de tecnologías cuánticas como parte del Programa Nacional de Economía Digital. Los futuros usuarios de agencias gubernamentales, instituciones financieras y varias industrias han presionado para el desarrollo de la tecnología cuántica. Especialmente, Rosatom, Rostec, Rostelecom, Bank of Russia, Gazprombank, Sberbank y otros. Gazprombank ha dedicado un presupuesto anual de aproximadamente € 1,4 millones, Rosatom es responsable de la computación cuántica, Russian Railways (RzhD) es responsable de las comunicaciones cuánticas, y Rostec es la responsable de la detección cuántica y la metrología.

La Unión Soviética se destacó tanto en las ciencias puras como en las aplicadas. Hicieron de la ciencia y la tecnología parte de su ideología, prioridad nacional, una de las áreas menos censuradas, otorgando privilegios y reconocimiento a sus científicos. El desarrollo de la física nuclear, la astronomía, la matemática, la química le dieron a la URSS un lugar de privilegio, varios premios Nobel, y una temida situación geopolítica.

Desde pocos años antes de la disolución de la Unión Soviética en 1991, e inmerso en la debacle económica e institucional que los aquejaba, las ciencias y la tecnología fueron cediendo su lugar de importancia y dejando de ser apreciadas como orgullo nacional.

La Rusia actual está hoy totalmente ausente de los principales centros de tecnología. Putin expresa en sus discursos que quiere volver a ser parte del liderazgo tecnológico.

Hoy, el liderazgo tecnológico es, entre otras pocas disciplinas, la mecánica cuántica aplicada.

El interés y la necesidad geopolítica de pertenecer al pequeño mundo de países con ese expertise, la experiencia nacional de banda ancha y el sostén financiero del gobierno y la industria pueden posicionar a la tecnología cuántica en la Federación Rusa para, realmente, crecer en los próximos cinco años, si las declamaciones de los rusos no quedan en solo eso… declamaciones.

 

Mariana Gonzalez
Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA
MBA ITBA
Empresaria en Argentina y Uruguay en empresas de tecnología

Un comentario

  1. Rusia es lider mundial en tecnologia aeroespacial y esta inviertiendo mucho en robotica y tecnologias de todo tipo, en 2024 la empresa Rosatom va a disponer de 4 tipologias de computadores cuanticos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s