Francia apuesta al camino verde

INTERNACIONAL

49776509241_c92f3b89a2_c
Foto: Charlievdb

Lectura: 3 minutos

Francia, al igual que el resto de Europa, se preparan para la reactivación. Pero una tentación, para ayudar a las empresas, sería poner a un lado los condicionamientos de protección al medioambiente. Y los ambientalistas quieren que se aproveche el momento para hacer una reactivación verde. El problema es que reactivar una economía deprimida y proteger el medio ambiente, no siempre van de la mano.

Francia surgió del confinamiento esta semana básicamente de la misma forma en que entró, con cielos azules y frescas brisas en la capital, donde los parisinos saborean sus recién recuperadas libertades.

Hasta ahí llegan las similitudes. Mientras la curva se está aplanando, el saldo del coronavirus en Francia ha aumentado a casi 180.000 casos, y las mascarillas siguen siendo parte de la vida diaria. El metro y las carreteras siguen medio vacíos. Y el gobierno enfrente la monumental tarea de reactivar una economía devastada por dos meses de confinamiento.

El camino a la recuperación que tomen los franceses y otros gobiernos de la Unión Europea será clave para cumplir con sus compromisos climáticos y ambientales, dicen los analistas.

«Esta realmente podría ser una oportunidad inédita de un aceleramiento hacia una economía sostenible y competitiva», dijo Annika Ahtonen, una experta en desarrollo sostenible del Centro de Políticas Europeas, quien señala los masivos paquetes de rescate que los países están preparando.

Pero agregó: «nosotros también sabemos que los países miembros están bajo enormes presiones para rescatar a los negocios sin adjuntar muchas condiciones».

La presión está sobre Francia, donde la economía se contrajo 5,8% en el primer trimestre de este año, la caída más grande desde la Segunda Guerra Mundial. La proyección general de la Unión Europea es más sombría aún, con pronósticos de que la economía se contraerá un récord de 7,4%.

Aún así, los funcionarios prometen una reactivación verde.

«El abandono de políticas que van contra el cambio climático será una de las principales tentaciones en los próximos meses», escribió en un libro publicado este mes el ministro de Economía, Bruno Le Maire. «Debemos hacer exactamente lo opuesto».

Ya las autoridades nacionales y locales han tomado algunos pasos inmediatos. En París, los ciclistas ahora tienen prioridad en la icónica Rue de Rivoli, una arteria principal ahora cerrada a casi todo el tráfico vehicular. La ciudad ha anunciado kilómetros adicionales de rutas ciclísticas y calles peatonales. El estado está subsidiando la reparación de bicicletas para incentivar la movilización verde y para reducir los riesgos de contraer el coronavirus en un atiborrado sistema de transporte público.

También han generado titulares las condiciones que el gobierno ha puesto a los fondos de rescate a las empresas, para que adopten políticas más amistosas al medioambiente.

Eso incluye a la emproblemada aerolínea Air France, que deberá recortar vuelos domésticos para recibir cerca de 7.600 millones de dólares en préstamos para convertirse en «la compañía de aviación más respetuosa del medioambiente en el planeta», dijo Le Maire.

La presión pública para acciones ambientales es alta. Científicos climatológicos, estrellas de cine y líderes empresariales franceses han firmado varias peticiones para que se hagan cambios a «las operaciones igual que siempre».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s