Debate virtual de expertos sobre Nueva Guerra Fría

INTERNACIONAL

8293232288_a08779efdc_c
Foto: U.S. Department of Agriculture

Lectura: 5 minutos

La relación entre China y Estados Unidos se enfrenta al desafío más duro desde que los dos países forjaran sus lazos diplomáticos hace 41 años, coincidieron los participantes en el Foro de Medios de Comunicación y Grupos de Estudio China-EE. UU., quienes citaron tensiones en áreas como el comercio y la tecnología.

Los participantes, entre ellos el expremier australiano Kevin Rudd, el exministro chino de la Oficina de Información del Consejo de Estado Zhao Qizheng y el exsecretario de Estado adjunto de Estados Unidos Kurt Campbell, que fueron testigos y contribuyeron al desarrollo de las relaciones China-EE. UU., rechazaron la idea de que los dos países estén condenados a desacoplarse o abocados a una nueva Guerra Fría.

La opinión de que la relación entre China y EE. UU. no puede volver a los niveles anteriores no debería significar que los dos países tengan que comenzar de nuevo sin tener en cuenta la historia, ni peor aún, el poco práctico desacoplamiento, dijo en el foro el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi.

Las observaciones de algunas personas en Estados Unidos de que la política de compromiso de Washington hacia Beijing en las últimas décadas ha sido un fracaso o que EE. UU. ha resultado estafado en su cooperación «no respeta la historia y entra en conflicto con los hechos», apuntó Wang.

A ojos de Campbell, la mayoría de las personas se están centrando en los elementos competitivos en la relación EE. UU.-China.

Del mismo modo, muchos señalaron que China se ha convertido en un tema central en la campaña presidencial estadounidense, donde los republicanos y los demócratas están inmersos en una carrera para ver quién puede atacar a China con más fuerza.

Esto ha provocado un sentimiento antichino entre los estadounidenses, dijo Zhao, e indicó que el malentendido y el distanciamiento podrían constituir un obstáculo importante en el desarrollo de los lazos bilaterales.

Wang hizo tres sugerencias sobre cómo llevar las relaciones China-EE. UU. de vuelta a la senda correcta: activar y abrir todos los canales de diálogo; revisar y acordar las listas de interacciones; y enfocarse y cooperar en la respuesta frente a COVID-19.

Especificó que las listas de interacciones se refieren a áreas de cooperación, diálogo y temas que necesitan una gestión adecuada.

«Deberían identificar las pocas cuestiones difíciles en las que los dos países tienen mínimas posibilidades de ponerse de acuerdo en el futuro cercano», dijo Wang.

«Ambas partes deben gestionarlas bien en el espíritu de buscar un terreno común mientras dejan a un lado sus diferencias, para minimizar el impacto adverso y el daño a las relaciones generales entre China y Estados Unidos», subrayó.

Rudd destacó, por su parte, la importancia del diálogo estratégico y la gestión adecuada de las diferencias en la búsqueda de un futuro «sostenible» para las relaciones China-EE. UU..

En su opinión, China y Estados Unidos deben tener una comprensión absoluta de las líneas rojas y los intereses fundamentales del otro.

Campbell sugirió que Washington y Beijing equilibren la competencia «primordial» con una cooperación pragmática en áreas pequeñas.

Además, instó a los dos países a continuar con los intercambios entre sus pueblos y asegurarse de que sus jóvenes tengan la oportunidad de estudiar en las universidades del otro y llegar a conocerse.

Mientras que los «halcones» anti-China en Estados Unidos están haciendo todo lo posible para retratar al país asiático como un enemigo, China sigue comprometida con una política altamente estable y consistente hacia la nación norteamericana.

Wang subrayó que China no tiene la intención de desafiar o reemplazar a Estados Unidos, ni entrar en una confrontación total.

Con buena voluntad y sinceridad, China está dispuesta a desarrollar las relaciones bilaterales, aseguró el consejero de Estado.

Sin embargo, China tiene todos los motivos para defender su soberanía, seguridad e intereses del desarrollo, salvaguardar los logros que su pueblo ha conseguido a través del trabajo duro y rechazar cualquier intimidación e injusticia impuesta, agregó.

Zhao Qizheng apuntó que durante los altibajos en las relaciones chino-estadounidenses, el país asiático siempre ha insistido en que la cooperación es la mejor opción para ambas partes.

A China no le interesa pelear una nueva Guerra Fría, remarcó.

Fu Ying, una diplomática veterana y presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Asamblea Popular Nacional (APN), el máximo órgano legislativo de China, dijo que la mayoría de las fuerzas existentes que obstaculizan las relaciones entre China y EE. UU. se encuentran en el país norteamericano.

Sin embargo, añadió Fu, China necesita ser más clara acerca de sus límites y líneas rojas, y realizar mayores esfuerzos para mejorar su imagen internacional y hacerse entender con el resto del mundo.

Artículo relacionado: Peligrosos ejercicios navales de Estados Unidos y China en el mismo lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s