Trump defiende minorías maltratadas en China

INTERNACIONAL

50322510318_35ba0c7f37_c
Presidente norteamericano, Donald Trump / Foto: The White House

Lectura: 4 minutos

La administración del presidente Donald Trump está considerando prohibir la importación a Estados Unidos de ciertos ─o todos─ los productos de algodón de la región china de Xinjiang, por denuncias de trabajo forzado y otras violaciones de derechos humanos, de acuerdo al diario The New York Times.

El rotativo citó a «tres fuentes familiarizadas con el asunto» que dijeron que la acción estadounidense podría tener lugar este mismo martes.

Recientes estudios y reportes de prensa han documentado cómo grupos de personas en Xinjiang, especialmente las minorías de musulmanes uigures y kazajos, son reclutadas para programas que les asignan trabajos en fábricas, granjas de algodón, talleres de textiles y empleos menores en las ciudades.

Xinjiang es una de las mayores fuentes de algodón y textiles usados por las grandes marcas de ropas del mundo. El periódico dice que una prohibición resultaría en una «estampida» de China de estos principales fabricantes.

Según el Times, la prohibición sería emitida por la agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, que en el pasado ya ha sancionado a compañías individuales sospechosas de usar trabajo forzado en Xinjiang.

El gobierno de Trump ha criticado repetidamente a China el trato a las minorías étnicas musulmanas de Xinjiang, especialmente la prisión en masa de hasta un millón de uigures y otras etnias.

Trump firmó una legislación en junio que dijo que haría responsables a los que cometen violaciones y abusos de los derechos humanos, entre ellos trabajo forzado, el uso de campos de adoctrinamiento y otras medidas creadas para erradicar las creencias religiosas de las minorías en China.

Estados Unidos impuso sanciones el miércoles a 24 empresas chinas y varias personas que supuestamente participaron en la construcción y militarización de islas artificiales en el Mar Sur de China.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos dijo en una declaración que las compañías jugaron un papel clave «en ayudar a los militares chinos» con el Proyecto de construcción, mientras el secretario de Estado Mike Pompeo dijo en un anuncio aparte que se le estaba imponiendo restricciones de visa a individuos «responsables» o «cómplices» por el proyecto.

«Desde el 2013, la República Popular de China ha usado empresas estatales para dragar y reclamar más de 3.000 hectáreas de áreas disputadas del Mar Sur de China, desestabilizando la región, invadiendo los derechos soberanos de sus vecinos y ocasionando enorme devastación ambiental», dijo Pompeo.

Las medidas estadounidenses se producen luego de una actualización en julio de la política hacia ese país en la que explícitamente se refiere a los «reclamos marítimos ilícitos» de Beijing en el Mar Sur de China.

Las acciones son el más reciente paso de Estados Unidos contra China por su acumulación de fuerzas militares en el Mar Sur de China, donde la soberanía es reclamada por varios países.

«Al hacer esto, tenemos varias metas, incluyendo por supuesto imponer costos a malos actores y para promover que distintas pares, instituciones y gobiernos alrededor del mundo midan los riesgos y reconsideren transacciones de negocios con este tipo de empresas estatales predatorias que hemos identificado aquí», dijo un funcionario del Departamento de Estado a periodistas, en una conferencia telefónica.

Estados Unidos acusó a China en junio de intentar construir un «imperio marítimo» en el Mar Sur de China, comentario rechazado por Beijing.

«Siempre tratamos a nuestros vecinos del Mar Sur de China como iguales» djeron.

China no respondió de inmediato a las sanciones. China reclama por lo menos el 80 por ciento del Mar Sur de China, que tiene vastas reservas de gas y petróleo. Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnám también reclaman jurisdicción del área por la cual pasan unos 3 billones de dólares en mercadería.

Entre las empresas estatales sancionadas están la gigante de la construcción china Communications Group Co., una subsidiaria de China Shipbuilding Group, y una compañía de telecomunicaciones.

Las 24 empresas chinas agregadas a la lista estadounidense de sancionadas serán prohibidas para la compra de tecnología y otros productos enviados desde Estados Unidos. Mientras otras empresas pueden pedir una licencia para continuar vendiendo a empresas chinas en la lista de sancionadas, esas solicitudes son frecuentemente denegadas.

Artículo relacionado: Estados Unidos sanciona a funcionarios chinos de alto nivel

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s