Excepto China, condena al golpe militar en Birmania es global

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Protestas en Tailandia contra golpe de Estado en Brimania / Foto: Prachatai

Lectura: 4 minutos

El Ejército de Birmania (nombrada oficialmente Myanmar desde 1989) declaró el lunes (01.02.2021) el estado de emergencia y tomó el control político del país por un año tras detener a varios miembros del Gobierno, según informó un canal de televisión controlado por las Fuerzas Armadas.

El hasta ahora vicepresidente Myint Swe ─que fue nombrado en el cargo por los militares gracias a los poderes que les reserva la actual Constitución─ asume la presidencia; mientras que el jefe del Ejército, Min Aung Hlaing, controlará a las autoridades, apuntó el canal MRTV.

La toma del poder castrense llega horas después de la detención de parte del Ejecutivo, entre ellos la reconocida líder, consejera de Estado y Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, y el presidente, Win Myint, además de otros políticos y activistas.

Los principales lideres mundiales de gobierno expresaron de inmediato el rechazo al golpe militar en Birmania─antigua colonia inglesa─ y reclamaron la libertad de los políticos encarcelados.

La ministra australiana de Relaciones Exteriores, Marise Payne, expresó en un comunicado el apoyo de Camberra a la transición democrática en Birmania, iniciada en 2011 tras casi medio siglo de dictadura militar, y reclamo al mando castrense a respetar el estado de derecho y resolver las disputas a través de los mecanismos legales.

«Apoyamos firmemente a la convocatoria pacífica de la Asamblea Nacional, en consonancia con los resultados de las elecciones generales de noviembre de 2020», reafirmó Payne. Europa reaccionó de la misma manera.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterrez, censuró «enérgicamente» las detenciones y afirmó que «estos hechos son un duro golpe para las reformas democráticas en Birmania».

El presidente Joe Biden, amenazó a su vez con reimponer sanciones a Birmania, después que el ejército diera un golpe de Estado y detuviera a la jefa de facto del gobierno civil, Aung San Suu Kyi.

«Estados Unidos removió las sanciones Birmania en la última década con base en los avances hacia la democracia. La reversión de ese avance necesitará una revisión inmediata de nuestras leyes de sanciones, seguidas de una acción apropiada» expresó el mandatario.

Biden dijo que la decisión del Ejército birmano de hacerse del poder, detener a la Nobel de la Paz Suu Kyi y otros civiles, y la declaración de emergencia, representa un «ataque directo a la transición birmana hacia la democracia, y al Estado de derecho».

El presidente llamó a la comunidad internacional a unirse para presionar al ejército de Birmania a fin de que «renuncie al poder que confiscó, libere a los activistas y oficiales detenidos, levante las restricciones a las telecomunicaciones y evite incurrir en violencia contra civiles».

Aseguró que junto con los países aliados, trabajarán para «apoyar el restablecimiento de la democracia y el Estado de derecho y hacer rendir cuentas a los responsables de revertir la transición democrática de Birmania».

El ejército birmano declaró emergencia por un año, en el que ejercerá el control, argumentando que dicha acción es necesaria para preservar la «estabilidad» mientras clausura las extensas fronteras con Tailandia y Laos.

Los militares aseguran que se cometieron «enormes irregularidades» en las elecciones legislativas de noviembre pasado, en las que arrasó el partido del Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), en el poder desde las elecciones de 2015. Aseguran que habrá nuevas elecciones «libres y justas».

A pesar de las antiguas desconfianzas, el gobierno militar que se ha hecho con el poder en Birmania se llevará bien con su vecina autoritaria China a largo plazo.

China no ha expresado ninguna opinión sobre el golpe militar en el país que considera un aliado estratégico ─Birmania tiene un amplio litoral marítimo en el Golfo de Bengala─ en momentos en que los analistas entienden que las sanciones del lado occidental, si se concretan, empujaran aún más a los militares que controlan Birmania hacia la órbita de Beijing.

Otro artículo de interés: Myanmar rechaza acusaciones de delitos contra derechos humanos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s