Boicot de China a vacunación en Taiwán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Ministro taiwanés de Salud Pública, Chen Shih-chung / Foto: Ministry of Health and Welfare

Lectura: 3 minutos

«Fuentes externas» frenan el acuerdo que el gobierno taiwanés había cerrado para conseguir cinco millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus comercializada por Pfizer y BioNTech.

Así lo declaró el ministro de Salud Pública, Chen Shih-chung, en una entrevista con una emisora de radio local el miércoles. Sin decirlo explícitamente, el funcionario insinuó que China es la responsable del fracaso de la compra: «Hay alguien que no quiere que Taiwán sea demasiado feliz».

Taipei había cerrado el acuerdo con la estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech (BNT) a finales de diciembre.

Las negociaciones, iniciadas en verano, se habían llevado a cabo con la empresa farmacéutica alemana, que canceló el acuerdo a último momento. BNT vendió al grupo farmacéutico chino Shanghai Fosun los derechos para desarrollar y distribuir la vacuna no sólo en China, sino también en Hong Kong, Macao y Taiwán.

Por la licencia, la empresa alemana se embolsó 85 millones de dólares; por su parte, Fosun se comprometió a invertir 50 millones para entrar en el capital de la compañía BNT.

El acuerdo entre Taipei y BNT sigue suspendido. Hasta ahora, el gobierno de la isla pudo asegurarse 14.7 millones de dosis del fármaco de AstraZeneca: 10 millones, obtenidos directamente de la multinacional británico-sueca y el resto a través de Covax, el mecanismo para la distribución de vacunas a nivel mundial. Otros 5 millones serán suministrados por la empresa estadounidense Moderna.

Chen no descartó la sugerencia del entrevistador, de que Beijing y Shanghai Fosun podrían haber interferido en las negociaciones. Según el ministro taiwanés, hay implicaciones políticas detrás de la posible maniobra del gobierno chino.

Por su parte, Fosun tiene interés en defender su licencia de distribución y, por tanto, sus asuntos financieros. Sin embargo, Chen precisó que jamás interactuó con la empresa china en lo que respecta a la compra de vacunas.

Beijing considera que Taiwán es una provincia rebelde y jamás ha descartado la posibilidad de recuperarla por la fuerza. La isla es independiente de facto de China desde 1949; en ese momento los nacionalistas de Chiang Kai-shek se refugiaron allí tras perder la guerra civil en el continente, contra los comunistas. A raíz de ello, Taiwán se convirtió en la heredera de la República de China fundada en 1912.

Taiwán es uno de los países que mejor supo contener la propagación del coronavirus, un éxito que también se ve reflejado en su economía. La administración de Tsai Ing-wen ha denunciado en más de una ocasión que China comunista pretende gestionar los acuerdos internacionales sobre la lucha contra la pandemia en nombre de Taipei.

Para el gobierno taiwanés, al igual que para el campo occidental, el ostracismo chino socava los esfuerzos de la comunidad mundial contra el Covid.

Otro artículo de interés: Taiwán amplia colaboración internacional frente a pandemia
Otro artículo de interés: Diplomacia naval de China en Pacífico occidental/font>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s