Baja popularidad de Merkel a pocos meses de elecciones

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Canciller alemana, Angela Merkel / Foto: NATO North Atlantic Treaty Organization

Lectura: 4 minutos

Después de anunciar una serie de restricciones más duras para Semana Santa en un intento de detener la propagación de la tercera ola de la pandemia del nuevo coronavirus, la canciller alemana ha decidido dar marcha atrás.

Durante una reunión convocada «por sorpresa» ─según la DW─ este miércoles (24.03.2021) la poderosa jefa del gobierno alemán dio un giro de 180 grados como resultado de las fuertes críticas que generaron las decisiones entre la población.

Merkel ha declarado que «cometió un error» y pidió «perdón» a la ciudadanía por haber contribuido a la «incertidumbre» en la pandemia.

La decisión de este miércoles ha tomado por sorpresa al país, pues llega apenas día y medio después del anuncio de esas restricciones especiales y del alargamiento del confinamiento hasta mediados de abril ─que se mantiene─ y ha generado una sensación de que el Gobierno alemán no controla del todo la situación.

La pandemia y las restricciones para combatirla no son el único problema que tienen los conservadores de Merkel.

Los sondeos previos a las elecciones de septiembre no son muy prometedores para la CDU, el partido de Merkel, y desde hace semanas, el apoyo de la población a los cristianodemócratas alemanes ha caído.

Sin embargo la mayoría estima que Alemania manejó relativamente bien la primera ola de la pandemia, algo que los votantes atribuyeron a la buena gestión de Angela Merkel y al bloque de la CDU con su socio bávaro, la CSU.

La CDU llegó a alcanzar un 40% de apoyo en los sondeos.

Pero con la llegada de la segunda ola de COVID-19, los números empezaron a bajar. Cada vez parece más plausible algo que hasta hace muy poco cualquiera hubiera dado por imposible: que tras las elecciones generales de septiembre haya un Gobierno sin la CDU, que estaría posiblemente formado por una coalición de socialdemócratas, verdes y liberales.

Un año después de las primeras medidas contra la pandemia de coronavirus, casi dos tercios de los alemanes están descontentos con la manera en que el Gobierno federal ha gestionado la crisis, de acuerdo con un sondeo de opinión de YouGov.

A este descontento ha contribuido la comparación a escala internacional de la campaña de vacunación, pues la lentitud de Alemania ha irritado a la población. Ambos partidos cristianodemócratas, tanto la CDU como la CSU, se ven perjudicados por este problema, pues ambos confían en su imagen de gestores de crisis experimentados y competentes en lo económico.

Además, dos recientes elecciones regionales han supuesto duros golpes para la CDU. A esto se suma lo que se ha venido a llamar el escándalo de las mascarillas: un puñado de diputados de la CDU y la CSU habrían hecho negocios con fabricantes de mascarillas al comienzo de la pandemia, cuando estas todavía escaseaban, y se habrían embolsado comisiones de hasta seis cifras.

Los sospechosos acabaron renunciando a sus cargos.

Esta mezcla actual es explosiva, opina el politólogo Thorsten Faas. «Todavía no se ha decidido quién será candidato a canciller y escasean las opiniones programáticas», considera el analista. «En cambio, confiaron manifiestamente en que ganarían prestigio con la confianza y el buen gobierno, pero justo por eso es tan peligroso el escándalo de las mascarillas».

Los nombres de más peso para la candidatura a la cancillería parecen ser el de Armin Laschet, líder de la CDU, y Markus Söder, que encabeza la CSU. La lucha por la sucesión de Merkel lleva años en marcha.

Uno de los temas con los que la CDU ha logrado ganarse la confianza de la ciudadanía en el pasado es la economía.

Sin embargo los analistas entienden que es difícil encontrar otros grandes temas en los que destaque el partido. En términos de programas, la CSU/CDU adaapta otras ideas, por caso Merkel tomó de Los Verdes gran parte de su política ambiental, disipando así las diferencias.

El ascenso de la ultraderechista AfD impulsó a la CDU a recuperar antiguos temas como la política migratoria o un combate más estricto de la criminalidad.

Otro artículo de interés: Alemania permite apertura total de comercios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s