Derechos Humanos en agenda de Casa Blanca

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 5 minutos

Estados Unidos, que ha sido muy crítico con la situación en Nicaragua, Venezuela y Cuba, se reafirma en su posición de «no colaborar con ayudas económicas» a las administraciones de esos países por tratarse de «regímenes autoritarios y corruptos» en los que se vulneran los derechos humanos.

«Queremos apoyar a la sociedad civil, queremos apoyar a las organizaciones no gubernamentales, no queremos apoyar a estos regímenes autoritarios y corruptos», dijo Namita Biggins, portavoz en español del Departamento de Estado de EE. UU., durante una entrevista con la Voz de América.

El secretario de Estado, Antony Blinken, presentó el martes el 45º Informe Anual sobre Derechos Humanos en todo el mundo. El documento, que hace un exhaustivo análisis de la situación sobre limitaciones de libertades de los 198 países miembros de las Naciones Unidas, también pone el foco en tres países de América Latina: Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Biggins señaló que en esas tres naciones de la región sur del continente «se han dado informes continuos de abusos policiales, de detenciones arbitrarias, incidentes de tortura, ejecuciones extrajudiciales y un uso excesivo de la fuerza».

En el caso de Nicaragua, con el presidente Daniel Ortega en el poder, Estados Unidos alerta que «el gobierno de Nicaragua no ha emprendido una reforma electoral y prefiere oprimir a la oposición prodemocracia».

Ante esta situación, el ejecutivo estadounidense ha instado a Ortega a implementar de forma urgente las bases para que haya una reforma electoral cuanto antes con el objetivo de celebrar comicios libres y transparentes.

«Por nuestra parte, queremos que el gobierno de Nicaragua implemente las medidas delineadas en la resolución de la OEA de 2020 para que haya una reforma electoral antes de mayo de este año para tener elecciones libres», señaló la portavoz.

La Casa Blanca, sin embargo, sigue muy vigilante a lo que ocurre no solo en Nicaragua sino en otros países de Centroamérica en los que también se podrían dar flagrantes casos de vulneración de derechos humanos.

«Nos preocupan mucho los abusos de derechos humanos y el desmantelamiento de la democracia en Nicaragua y cómo eso puede afectar a la región», agregó.

En Venezuela, con el país sufriendo la peor crisis humanitaria, política, económica y, ahora, sanitaria, también han saltado todas las alarmas. Biggins denunció que en Venezuela «no existe la libertad de expresión, como tampoco existe en Cuba y Nicaragua, verdaderamente».

En ese sentido subrayó la difícil situación en la que viven muchos medios y periodistas independientes a los que desde el Palacio de Miraflores se les intenta silenciar con acciones represivas.

En el informe anual también se pone de manifiesto, al igual que en los otros dos países, que en Venezuela tampoco «existen elecciones libres y justas». «Existe una impunidad total, nadie está responsabilizando a estos perpetradores de abusos de derechos humanos», dijo.

Sobre Cuba ─país al que se refirió como «la influencia maligna» en América Latina, que ha conseguido penetrar en Nicaragua y Venezuela─ alertó que la situación «es deplorable y que sigue deteriorándose».

«Además en Cuba hemos visto la restricción de circulación no solo dentro del país sino también del derecho a salir del país. Los cubanos están luchando por sus derechos humanos y por su dignidad», manifestó Biggins.

El gobierno de Estados Unidos considera que algunas naciones alrededor del mundo se han aprovechado de la situación de la pandemia para extralimitarse a la hora de poner restricciones al acceso a la información, a la libertad de movimiento y otras cuestiones que, según el ejecutivo norteamericano, vulneran los derechos humanos.

«Lo que hemos visto a nivel mundial es que regímenes autoritarios están usando la pandemia como excusa para aún más restringir la libertad de expresión y la libertad de expresión de los medios», remarcó.

Con todo, este informe sobre derechos humanos pretende «arrojar luz sobre lo que está pasando en estos países» y «dar voz a los que no tienen voz». «Estados Unidos seguirá apoyando a los defensores de derechos humanos, a los activistas, artistas, periodistas, todos lo que están luchando por los derechos humanos y por su dignidad», enfatizó.

Este informe, que se tiene que elaborar según la legislación estadounidense, sirve de guía al Congreso que es el que tiene que aprobar las partidas presupuestarias que se destinan en paquetes de ayuda para otros países.

El presidente Joe Biden ha asegurado que su política exterior priorizará la preservación de los derechos humanos, aunque por el momento se desconoce si organismos no gubernamentales y otras instituciones con presencia en los países con más vulnerabilidades serán los que recibirán más aportes.

Otro artículo de interés: Estados Unidos cede liderazgo ante UE en crisis de Venezuela

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s