Países pequeños de comercio mundial con economías potentes

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Dominic Smith

Lectura: 5 minutos

En un mundo repleto de organizaciones económicas y comerciales internacionales, Canadá busca unirse a Chile, Nueva Zelanda y Singapur en una nueva agrupación conocida como Acuerdo de Asociación de Economía Digital, o DEPA.

Los tres signatarios de la DEPA aún están considerando la oferta de Canadá para unirse a la alianza, que entró en vigencia hace apenas tres meses, aunque Chile aún debe ratificar su participación. Otros países interesados en unirse son Japón, Corea del Sur y Gran Bretaña.

El atractivo de DEPA, según los analistas, radica en su enfoque limitado en temas digitales y en el hecho de que no existe un gran poder económico entre sus miembros para dominar las discusiones y ahogar a los países más pequeños.

«Los tres signatarios de DEPA son todos grandes países comerciales pero economías relativamente pequeñas», dijo a la VOA el profesor de la Universidad de Toronto, David Wolfe.

«El desafío para ellos, y para Canadá, es que la era multilateral está efectivamente muerta», creando un espacio para agrupaciones como DEPA donde los países más pequeños pueden disfrutar de una mayor influencia en el trato con otras naciones.

Los funcionarios de DEPA dicen que la asociación está diseñada para enfocarse en temas específicos, incluida la Inteligencia Artificial (IA), las identidades digitales y la inclusión digital. La inclusión digital incluye, por ejemplo, el compromiso de Nueva Zelanda con su población maorí.

«El DEPA es un acuerdo plurilateral abierto e independiente al que pueden unirse otros miembros de la Organización Mundial del Comercio», dice un comunicado en el sitio web del gobierno canadiense. «Está construido como un acuerdo vivo, que permite actualizaciones y modernizaciones continuas según sea necesario».

Wolfe dijo que Canadá probablemente se sienta atraído por DEPA porque es un acuerdo en transición con mucho espacio para crecer. «Mi sospecha es que ven la oportunidad de entrar relativamente temprano en la planta baja, poner sobre la mesa nuestros intereses comerciales y de negociación», dijo.

«Creo que la agenda de Nueva Zelanda, y estoy seguro de que Canadá comparte esto, es negociar esto entre un pequeño número de economías relativamente pequeñas, obtener un marco que sirva bien a nuestros intereses y luego afirmarlo en acuerdos bilaterales y multilaterales, incluida la OMC».

Wolfe agrega que los tres países signatarios iniciales son «todos relativamente iguales en el poder. Ninguno de estos tres países va a dominar las relaciones».

Los expertos dicen que para Nueva Zelanda, el acuerdo brinda una oportunidad para expandir tanto su influencia como sus oportunidades económicas.

«Los funcionarios aquí no hablan mucho sobre el poder blando», dijo el experto en defensa con sede en Nueva Zelanda, Stephen Hoadley, en una entrevista. «Simplemente lo hacen de manera inconsciente y consciente, porque esa es la naturaleza del espíritu liberal de Nueva Zelanda. Nueva Zelanda es un ejemplo de poder blando. Casi no tiene poder».

Mientras tanto, dijo Hoadley, Nueva Zelanda está interesada en «lograr que los productos neozelandeses accedan a mercados protegidos por gobiernos a veces proteccionistas».

«Esta ha sido la política básica de Nueva Zelanda desde que Gran Bretaña se unió a la UE hace medio siglo», agregó, y señaló que la DEPA llega en un momento en que el país está negociando un nuevo acuerdo comercial con Gran Bretaña y la UE.

Hoadley dijo que Singapur y Chile eran socios naturales de DEPA, ya que «estos tres socios han sido durante mucho tiempo líderes en la liberalización comercial».

DEPA «establece un ejemplo de cooperación entre las economías democráticas de libre mercado de Asia y el Pacífico en contraste con la de China», agregó.

Para Singapur, el atractivo de DEPA tiene mucho que ver con las tendencias actuales en la región del Indo-Pacífico.

«Existe un enorme potencial digital en Asia», dice Steven Okun, senior asesor de McLarty Associates con sede en Singapur. Pero existe el riesgo de que el potencial no se aproveche por completo debido a «la preocupante tendencia al aumento del proteccionismo digital».

«Por ejemplo, Indonesia continúa inhibiendo el comercio digital al mantener regulaciones relacionadas con los datos que cambian rápidamente y, a menudo, son opacas. Si bien el gobierno ha reducido algunas restricciones, incluido el permitir que los bancos comerciales y las compañías de seguros transfieran y almacenen algunos datos en el extranjero, la legislación reciente ha sido en gran medida proteccionista».

Vietnam también continúa «impidiendo el comercio internacional de servicios digitales», dijo Okun, quien se desempeñó como asesor general adjunto en el Departamento de Transporte de Estados Unidos durante la administración Clinton. Actualmente es gobernador de la Cámara de Comercio Estadounidense en Singapur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s