Inversión de Taiwán en China continental, ¿una jugada estratégica?

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Taipéi, Taiwán / Foto: 毛貓大少爺

Lectura: 9 minutos

El uso real de la inversión de Taiwán por la parte continental de China aumentó un 29,9 por ciento interanual para alcanzar los 330 millones de dólares durante el primer trimestre de 2021, informó hoy miércoles un portavoz de la parte continental.

Entre tanto, 1.195 empresas financiadas por Taiwán se establecieron en la parte continental, un incremento interanual del 33,4 por ciento, dijo Ma Xiaoguang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado, en una conferencia de prensa regular.

Tomando en cuenta la inversión de Taiwán a través de terceros lugares, el uso real de la inversión de Taiwán asciende a 910 millones de dólares, un aumento interanual del 80,7 por ciento, agregó Ma, citando estadísticas del Ministerio de Comercio.

El informe no deja de llama la atención, en vista de la controversia abierta y permanente entre Taiwán y China.

El Ministerio de Defensa de Taiwán denunció el 7 de abril que unos 15 aviones de combate, entre ellos 12 cazas, sobrevolaron su zona de identificación de defensa aérea, por lo cual se activó un operativo para advertir a los pilotos chinos.

China ha reiterado que seguirá con los ejercicios militares cerca de Taiwán y agregó el rastreo de un buque estadounidense cruzando por el estrecho de Taiwán, operativo que atribuye a la decisión de Washington de apoyar a la isla rebelde.

La situación, que ocurre por segunda vez en menos de un mes y tercera en lo que va de año, elevó la tensión entre los gobiernos de Beijing y Taipéi al tiempo que incrementó la preocupación en Estados Unidos, un aliado de Taiwán.

Joseph Wu, ministro de Relaciones Exteriores taiwanés, indicó que están dispuesto a luchar hasta el final en caso de ser atacados por China y reiteró la preocupación de aliados como Japón y Estados Unidos por las maniobras militares que está ejecutando el Gobierno de Beijing cerca del territorio de Taiwán.

«Estamos dispuestos a defendernos y no hay duda de que libraremos una guerra si tenemos que librarla, y si tenemos que defendernos hasta el último día lo haremos. Estamos dispuestos a elevar nuestro presupuesto de defensa, a reorganizar nuestro ejército o a tratar de reforzar nuestras fuerzas de reserva», dijo Wu durante una rueda de prensa.

Los ejercicios militares chinos, que se desarrollan cerca de la isla Orquídea del condado de Taitung, se presentan justo cuando Taiwán se alista para iniciar sus rondas de pruebas de misiles y las jornadas de ejercicios militares previstas para el mes de julio.

«Ante el expansionismo chino de su autoritarismo, Taiwán está en la primera línea. Y tenemos que protegernos, proteger nuestra soberanía e integridad territorial, y al mismo tiempo entender que tenemos la responsabilidad de proteger la democracia y la libertad. Taiwán es un lugar libre y necesitamos garantizar que sigue siendo libre», dijo el ministro.

En Estados Unidos, la preocupación por las maniobras militares chinas en los alrededores de la isla son permanentes. el Gobierno estadounidense se ha comprometido a ayudar en la defensa de Taiwán

Ned Price, portavoz del Departamento de Estado estadounidense, expresó este 7 de abril la preocupación existente en la Administración de Joe Biden por lo que calificó una «táctica intimidatoria» de parte de China en la región.

«Nuestro compromiso con Taiwán es sólido como una roca, creemos y sabemos que contribuye al mantenimiento de la paz y la estabilidad en todo el estrecho de Taiwán y también dentro de la región.

Hemos tomado nota, con gran preocupación, del patrón de los esfuerzos e intentos de intimidación en curso de la República Popular China en la región, incluso en el contexto de Taiwán (…) Como se refleja en la Ley de Relaciones con Taiwán, Estados Unidos mantiene la capacidad de resistir cualquier recurso a la fuerza u otras formas de coerción que pongan en peligro la seguridad o el sistema social o económico del pueblo de Taiwán», dijo Price en su discurso.

Taiwán, una isla que se encuentra ubicada a 180 kilómetros al este de China, cuenta con poco reconocimiento internacional como nación independiente. Por su parte, China la reclama como una de sus provincias y ha establecido el principio de «un país, dos sistemas» (el mismo empleado para Macao y Hong Kong), por otro lado una parte de la población taiwanesa espera su independencia.

La tensión entre Beijing y Taipéi se remonta a 1949, con el fin de la guerra civil china, pero la misma se incrementó desde 2016 cuando en Taiwán asumió el poder la independentista Tsai Ing-wen. Durante el mandato de Donald Trump, Estados Unidos priorizó sus relaciones con Taiwán y aumentó la venta de armas.

Paralelamente a la denuncia de Taiwán, las fuerzas armadas de China informaron que rastrearon y monitorearon un buque de guerra estadounidense que navegó por el estrecho de Taiwán el 7 de abril, según le dijo a Reuters una fuente militar de China.

«Estados Unidos pone en peligro la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán», denunció el Comando de Operaciones del Este de China.

Posteriormente, la Marina estadounidense aseguró que el destructor de misiles «USS John S. McCain» cruzó el referido paso como parte de un tránsito de rutina y descartó que su presencia responda la maniobra del portaaviones chino «Liaoning». Fuentes chinas informaron que los ejercicios militares se mantendrán en la zona, cercana al territorio taiwanés, por los próximos días.

El Ministerio de Asuntos Exteriores taiwanés aseguró que la reciente luz verde del Pentágono muestra el «apoyo» de Washington frente a las amenazas de China.

Anuncios

El anuncio sobre la aprobación de la venta de armas provocó la reacción del Gobierno de Beijing: el portavoz de la Cancillería china Geng Shuang aseguró que la venta «viola las leyes internacionales» y anunció que ha presentado una queja formal ante las autoridades estadounidenses. China, que considera a Taiwán como parte de su territorio expresó, «serias preocupaciones» sobre la posible venta.

El Congreso estadounidense, fue notificado sobre el acuerdo, que incluiría 108 tanques Abrams M1A2T, unos 250 misiles Stinger, equipos relacionados y apoyo, según la Agencia de Cooperación para la Seguridad de la Defensa de Estados Unidos (DSCA).

Los legisladores estadounidenses tienen 30 días para objetar la venta pero es poco probable que lo hagan. La venta de tanques propuesta «contribuirá a la modernización de la flota de tanques de batalla, mejorando su capacidad para enfrentar las amenazas regionales actuales y futuras y fortalecer su defensa nacional», dijo la DSCA.

Los misiles, por su parte, «apoyarían la política exterior y la seguridad nacional de Estados Unidos ayudando a mejorar la seguridad y la capacidad defensiva del receptor, una fuerza importante para la estabilidad política, el equilibrio militar y el progreso económico en la región», afirmó a agencia.

Beijing por su parte, a través de su Cancillería, agregó: «Hemos enfatizado repetidamente a EE. UU. que comprendan completamente la naturaleza extremadamente sensible y dañina de su decisión de vender armas a Taiwán y acatar el principio de Una China».

Washington ha sido cauteloso en su relación con Taiwán por temor a avivar la ira de China pero Trump ha ido un poco más allá

Taiwán ha sido gobernada por separado desde el final de una guerra civil en 1949, pero China ha prometido tomar el control de la isla, por la fuerza si es necesario.

China ha incrementado significativamente la presión diplomática y militar sobre Taipéi desde que la escéptica presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, fue elegida en 2016.

El gigante asiático ha organizado ejercicios militares cerca de la isla y ha reducido constantemente el número, ya pequeño, de naciones que reconocen a la pequeña isla. Estados Unidos cambió el reconocimiento diplomático de Taiwán a China en 1979, pero Taipéi ha seguido siendo un aliado importante.

En los últimos años, Washington ha sido cauteloso en su relación con Taiwán por temor a avivar la ira de China. Pero el presidente Donald Trump, cuyo Gobierno está atrapado en una guerra comercial con Beijing que ha visto a las dos partes imponer aranceles a cientos de miles de millones en el comercio de doble vía, ha tratado de fortalecer los lazos con Taipéi y parece ahora estar dispuesto a vender armas importantes.

Taiwán quedaría totalmente superada en términos de número de tropas y potencia de fuego en cualquier guerra con China y necesita desesperadamente actualizar gran parte de su equipo. Su fuerza de tanque actual consiste en alrededor de 1.000 CM 11 Brave Tiger y M60A3, tanques de combate con tecnología que es cada vez más obsoleta.

Según AFP, los tanques Abrams y los misiles antiaéreos que pueden ser movidos rápidamente por los soldados en el campo aumentarán significativamente la capacidad de Taiwán para destruir la armadura y los aviones de guerra chinos en caso de una invasión.

Otro artículo de interés: Diplomacia naval de China en Pacífico occidental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s