Violentos enfrentamientos con más de diez muertos en Colombia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Oxi.Ap

Lectura: 5 minutos

El secretario de seguridad de Cali, Carlos Rojas, informó el sábado que al menos diez personas murieron el día anterior en esa ciudad de Colombia, en medio de las manifestaciones antigubernamentales que empezaron hace un mes contra el gobierno del presidente Iván Duque y que han sido duramente reprimidas por la fuerza pública.

Ocho de los muertos cayeron por disparos de armas de fuego, afirmó la Policía.

«Diez personas (muertas) es el reporte que tenemos hoy en la mañana», en hechos relacionados «con la protesta y la dinámica civil» en esta capital del Valle del Cauca, dijo el funcionario, en entrevista con Caracol Radio.

Al menos cinco de los casos estarían directamente relacionados con enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en el marco de las manifestaciones y los bloqueos.

«En el sur de la ciudad tuvimos un verdadero escenario de confrontación y de casi una guerra urbana donde muchas personas no solamente perdieron la vida, sino que también tuvimos una importante cantidad de lesionados», lamentó Rojas.

Respecto a videos que muestran a civiles disparando fusiles junto a policías, el funcionario recalcó que se trata de hechos que «tienen que ser rápidamente investigados».

Además de los diez casos reportados, hay otros dos fallecidos que fueron informados por Bomberos. No hay claridad sobre las causas de todas las muertes. El caso que más impactó fue el ocurrido a primera hora de la tarde del viernes en el sector de La Luna, donde una turba linchó a un funcionario de la Fiscalía que habría disparado contra dos manifestantes por impedirle el paso en una avenida bloqueada.

Cali (al suroestedel país), con unos 2,2 millones de habitantes, es el epicentro de violentas protestas y bloqueos de vías que exasperan a una parte de la población y han sido reprimidos por la policía con protestas de opositores por supuesto mal uso de la fuerza.

Presionado por las manifestaciones en su contra, el presidente Iván Duque ordenó desplegar unos 7.000 militares en todo el departamento bajo la figura de asistencia militar.

Las autoridades decidieron reunirse con grupos opositores vinculados a la llamada «resistencia» para entablar un diálogo que permita a Cali recuperar la tranquilidad.

Desde el 28 de abril, centenares de personas se han manifestado en contra del proyecto de reforma tributaria y del sistema de salud colombiano. En las protestas, conocidas como Paro Nacional, participaron diversos sectores de la sociedad.

El gobierno de Iván Duque retiró el proyecto, pero la posible modificación al sistema de salud y violaciones de derechos humanos han avivado las protestas.

El viernes 28 de mayo los colombianos salieron nuevamente a las calles, en la que probablemente haya sido la manifestación más grande en exactamente un mes de protestas.

El nombre «Mámás en primera línea» refleja a un colectivo muy activo en las marchas. Corean: «si nuestros hijos se manifiestan y van a la batalla, las madres los apoyaremos y lucharemos con ellos».

Los cantos de estas 14 madres de Bogotá refleja cómo en Colombia las manifestaciones inicialmente pacíficas contra la reforma tributaria se han convertido en un gran movimiento violento de protesta con enfrentamientos en las calles que han dejado más de cuarenta muertos.

Por un lado, una sociedad cansada de la enorme disparidad de ingresos y ya no quiere vivir en un país donde una pequeña élite toma las decisiones, estima la DW citando fuentes locales.

Los manifestantes denuncian la pobreza desenfrenada, la corrupción y la falta de perspectivas. Por otro lado, un Estado que ha decidido aplastar las protestas luego de 50 años de guerra civil: con severidad y en ocasiones con violencia excesiva.

«Somos mujeres de todos los estratos, desde maestras de tango hasta amas de casa, de 18 a 38 años. Pero todas somos madres. Protestamos todos los días porque nuestros hijos y la sociedad están simplemente al límite», dice una madre que prefiere no revelar su nombre.

La identificación del grupo es un escudo negro con letras blancas. Con sus cascos azules y sus máscaras contra el gas lacrimógeno, parece como si fueran a la guerra en medio de la ciudad. «Si atacan a una de nosotras, nos atacan a todas» es su lema.

Y se aplica no solo a las protestas, sino también ante las acusaciones de que algunas participan por dinero.

Otro artículo de interés: Gobierno democrático de Colombia enfrenta violencia urbana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s