Le Pen, líder de derecha francesa, reelecta en su partido

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Marine Le Pen, jefa de los conservadores / Foto: European Parliament

Lectura: 5 minutos

Marine Le Pen, jefa de los conservadores, ortodoxos y católicos de Francia, fue reelegida sin sorpresa este domingo para un cuarto mandato como presidenta de su partido, la Agrupación Nacional, durante un Congreso donde busca tomar impulso para las elecciones presidenciales de 2022.

La prensa francesa, impiadosa con la mujer, califica a Le Pen como «derechista, fascista, ultraderechista» cuanto menos, debido a sus comentarios permanentes sobre aspectos muy sensibles para el electorado de su país como lo son el problema de los inmigrantes y la vinculación que aún existe con las excolonias, asistidas por el gobierno de París en términos económicos y militares.

La formación RN, por sus siglas en francés, parecía destinada a ganar terreno en las elecciones regionales del mes pasado, pero quedó maltrecha tras no ganar en ninguna de las 13 regiones de Francia continental.

Los resultados inesperados levantaron dudas sobre la estrategia de Le Pen de limpiar la imagen de la formación y posicionarse más como un partido convencional de derecha.

De todas formas la actual presidenta no encontró oposición en el congreso del partido en Perpignan (sur) y fue la única candidata para el cargo, que debería dejar temporalmente a finales de este año para dedicarse a las elecciones presidenciales francesas de 2022.

Según los resultados de la votación escrutada el jueves y anunciados el domingo, la líder que dirige la formación desde 2011, fue elegida con el 98,35 por ciento de los votos de los afiliados.

Los militantes también votaron la composición del llamado Consejo Nacional (parlamento del partido) y el candidato que resultó elegido con más votos fue el número dos de la formación, Jordan Bardella.

De hecho, será este joven de 25 años, protegido de Le Pen, quien la reemplace interinamente durante doce meses mientras ella se concentra en las elecciones presidenciales de abril de 2022.

El sábado, los militantes habían aprobado una reforma de los estatutos que permitía precisamente una presidencia temporal del RN durante 12 meses en caso de campaña presidencial.

En declaraciones a la AFP, Le Pen, de 52 años, aseguró que se sentía «extremadamente combativa» para su tercer intento de alcanzar la presidencia francesa.

Le Pen se esforzó por cerrar filas en el congreso de su partido, la Agrupación Nacional (RN), que comenzó el sábado en Perpignan, tras el serio descalabro electoral que sufrió en las regionales hace apenas una semana.

Con la vista puesta en las elecciones presidenciales de la primavera de 2022, Le Pen pronunciará el discurso de cierre con el que espera proyectarse en la batalla electoral de los próximos meses sabiendo ya que ha sido reelecta.

Los afiliados volvieron a proponer a la dirigente como candidata indiscutible al Elíseo y como presidenta de la RN, aunque también se prepara su sustitución provisional en ese puesto, ya que tiene previsto dejar las riendas de la formación mientras dure la campaña.

La reemplazará un primer vicepresidente, un puesto para el que hay dos grandes favoritos: el alcalde de Perpignan, Louis Aliot (antigua pareja de Le Pen), y el actual «número dos» y brazo derecho de la líder, el joven Jordan Bardella (25 años) que sera sin duda el elegido.

El eurodiputado Nicolas Bay, uno de los lugartenientes de Le Pen, se esforzó en disipar la responsabilidad de la presidenta y de la dirección en los malos resultados electorales en las regionales que se celebraron el 20 y el 27 de junio.

En declaraciones al canal BFMTV, Bay afirmó que la RN había sido «la principal fuerza política víctima de la baja participación», ya que apenas un tercio de los electores acudieron a votar. Culpó al presidente francés, Emmanuel Macron, que «ha hecho lo posible para alejar a los franceses de las urnas».

El hecho es que el partido de Le Pen ha perdido en los comicios del mes pasado un 30 por ciento de los cargos electos que tenía hasta ahora en las regiones (han pasado de 358 a 252), y no ha obtenido la victoria en ninguna de ellas.

Pese a las fuertes esperanzas que se habían depositado en Provenza Alpes Costa Azul, llegó segunda debido al papel de la izquierda que pidió el voto para el candidato conservador Renaud Musselier ─finalmente reelegido─ para evitar el triunfo de la extrema derecha, en una clara maniobra político que tanto critican las fuerzas supuestamente progresistas.

Mientras los partidarios de Le Pen estaban reunidos en el congreso, entre 1.000 y 3.000 personas ─según las fuentes─ se manifestaron por las calles de Perpiñán para protestar contra la extrema derecha, convocadas por los poderosos sindicatos de la utraizquierda, como la Confederación General del Trabajo (CGT) y minúsculos partidos anarquistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s