Renuncia y caos en Sri Lanka

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: AntanO

Lectura: 3 minutos

La oficina del primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, dijo este sábado que un grupo de manifestantes incendió la residencia privada del mandatario en una jornada marcada por las masivas protestas para exigir la dimisión del gobierno por su gestión de la crisis económica, en el tercer mes de manifestaciones continuas.

La actual crisis económica comenzó con los atentados terroristas del Domingo de Pascua de 2018, que golpearon al sector turístico de la isla, que representa 12% del PIB.

Fue un Domingo de Pascua de 2019, tres templos cristianos y cinco hoteles de lujo recibieron el ataque de fanáticos islámicos radicalizados ligados a la organizacion terrorista Daesh, con un saldo inicial de 260 muertos y más de 500 heridos.

El ataque terrorista impacto de manera total en la industria del turismo, la principal fuente de ingresos del país, que a partir de ese momento comenzó con la necesidad de financiamiento externo, recurriendo al FMI.

La caída afectó la capacidad del país para refinanciar su creciente deuda soberana.

La deuda externa de Sri Lanka subió a US$ 56.000 millones, lo que representa 61% del PIB nominal. La situación con la deuda interna parece ser aún peor, alcanzando 101% del PIB.

Todo esto se vio agravado por el manejo del gobierno de Rajapaksa, que respondió al inicio de la crisis reduciendo impuestos, y por ende reduciendo los ingresos del Estado, imponiendo un intento de cambiar la agricultura a una matriz orgánica que alcanzó la industria de plantaciones de hierbas de té, uno de los mayores proveedores de divisas del país.

Esto se sumó a problemas anteriores como una serie de megaemprendimientos que no avanzan, como el puerto de Hambantota, construido con dinero prestado de China; y luego vino la pandemia del COVID-19 que prácticamente acabó con los ingresos del turismo y tiró una economía ya frágil a un abismo del que no consigue salir.

El presidente del país Gotabaya Rajapaksa, obligado a huir este sábado de su residencia oficial luego de que también fuera invadida por manifestantes, anunció que renunciará al cargo. «Para garantizar una transición pacífica, el presidente dijo que presentaría su renuncia el 13 de julio», dijo el presidente del Parlamento, Mahinda Abeywardana. en una declaración televisada.

«Para asegurar la continuidad del gobierno, incluyendo la seguridad de todos los ciudadanos, acepto la recomendación de hoy de los líderes del partido para dar paso a un gobierno de unidad. Para facilitar esto, dimitiré como primer ministro», dijo el político en Twitter.

El país se encuentra sumido en una de las peores crisis económicas desde su independencia en 1948, derivada de la merma de divisas de reservas internacionales y de un gran endeudamiento.

La tensión y el descontento aumentó en la isla a finales de marzo, cuando las autoridades impusieron cortes de luz de más de 13 horas, lo que llevó a la población a salir a las calles para pedir la dimisión del ejecutivo.

Desde entonces, centenares de manifestantes se han instalado en las inmediaciones de la Secretaría Presidencial de Colombo y las protestas pacíficas alrededor de la nación isleña se volvieron habituales, mientras las autoridades tratan de llegar a un acuerdo de rescate con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s