Caos y fuga, drama de Sri Lanka

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro, Ranil Wickremesinghe, también apuntado por los manifestantes / Foto: World Economic Forum

Lectura: 3 minutos

El presidente de Sri Lanka escapó el miércoles de madrugada, en una fuga en plena noche apenas unas horas antes que venciera el plazo en el que había prometido renunciar, en medio de protestas por una devastadora crisis económica que ha provocado graves desabastecimientos de alimentos y combustible.

Pero la crisis estaba lejos de terminar. Los manifestantes reclamaron que el primer ministro se marchara también de inmediato. La oficina del primer ministro declaró el estado de emergencia e impuso un toque de queda en parte del país.

El presidente, Gotabaya Rajapaksa y su esposa se marcharon en un avión de la Fuera Aérea de Sri Lanka a Maldivas, según un comunicado de la Fuerza Aérea.

«Lo que hizo Rajapaksa, huir del país, es un acto cobarde», dijo Bhasura Wickremesinghe, de 24 años, estudiante de ingeniería eléctrica marítima, que llegó con amigos. «Yo no celebro. No hay nada que celebrar. En este momento no tenemos nada en este país».

Aunque Rajapaksa había aceptado renunciar ante la presión de las protestas, el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, ha dicho que no se marchará hasta que haya un nuevo gobierno.

El miércoles se veía gente escalando el muro y entrando en la oficina del primer ministro ante las celebraciones de la multitud, que los animaba y ondeaba banderas de Sri Lanka. La policía trató de dispersar a la multitud con gas lacrimógeno, pero no lo logró y cada vez más gente marchaba por la calle y hacia la oficina.

Algunas personas alzaban el dedo anular en gesto de rechazo hacia los helicópteros que sobrevolaban la zona. Algunos manifestantes que parecían estar inconscientes fueron trasladados a un hospital.

Los manifestantes ya habían tomado la vivienda y la oficina del presidente y la residencia oficial del primer ministro, tras meses de protestas que prácticamente han desmantelado la dinastía política de la familia Rajapaksa, que gobernó Sri Lanka durante las dos últimas décadas.

Por la mañana seguía llegando gente al palacio presidencial. Muchos de lo que hacían fila para entrar habían llegado desde fuera de Colombo en transporte público.

Los inconformes han prometido ocupar los edificios oficiales hasta que se hayan marchado los mandatarios. Durante los últimos días ha acudido gente al palacio presidencial, casi como si fuera una atracción turística, y han nadado en la piscina, contemplado los cuadros o descansado en camas llenas de almohadas. También prendieron fuego a la residencia privada del primer ministro.

Otro artículo de interés: Corrupción política hundió a Sri Lanka

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s