Alemania y su dependencia al gas ruso

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Angela Merkel, como canciller de Alemania, junto al presidente ruso, Vladímir Putin en 2020 / Foto: Пресс-служба Президента Российской Федерации

Lectura: 3 minutos

Angela Merkel dejó a Alemania encarcelada con el gas ruso, y no es poco en una potencia industrial que necesita la energía como el agua. La antigua jefa del gobieno alemán no ha abierto la boca desde el momento del asalto ruso a Ucrania y las consecuencias que produjo en el mercado del gas, donde su amigo Putin tiene la última palabra.

Ahora Alemania reactivó la primera planta de carbón en «reserva» para destinarla al consumo eléctrico, mientras destina el gas ruso que sigue suministrando el gasoducto Nord Stream a llenar sus depósitos para prepararse a enfrentar el invierno.

El propósito de la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzgentur) es no utilizar más el gas para el suministro eléctrico, según informa el semanario «Der Spiegel».

Por el momento solo se plantea reactivar una planta en Baja Sajonia (centro del país), de acuerdo con el plan aprobado el pasado 14 de julio por el Ministerio de Economía y el Clima, que implica de facto un replanteamiento del calendario del adiós al cárbon como energía fósil.

El ministro de Finanzas, el liberal Christian Linder, se pronunció ya el pasado fin de semana a favor de no utilizar más gas para el consumo eléctrico.

Pese a la interrupción durante diez días de los suministros a través de Nord Stream, a mediados de julio, y a que tras su restablecimiento sólo se está recibiendo en el país aproximadamente un 20 % de la capacidad, los depósitos alemanes han seguido subiendo lentamente su nivel.

Del 64,5 % que marcaban los depósitos hace unos diez días se ha pasado al 68,5 %, según datos de la Bundesnetzagentur.

El objetivo del ministro de Economía y Protección del Clima, el verde Robert Habeck, es alcanzar el 75 % a principios de septiembre y el 95 % en noviembre, para garantizar con ello el suministro de gas preciso para el invierno.

El Partido Liberal (FPD) de Lindner propone, además, aplazar la desconexión de las tres últimas plantas atómicas del país, que según el calendario del apagón nuclear deberán desactivarse a final de este año.

El tercer socio de coalición del canciller socialdemócrata Olaf Scholz propone, incluso, reactivar otras tres plantas nucleares recientemente desactivadas, lo que técnicamente sería factible.

Los verdes de Habeck descartan ambas opciones, aunque las corrientes más pragmáticas del propio partido ecologista empezaron a no descartar categóricamente una prolongación de la actividad en las tres últimas aún en funcionamiento, más allá del 31 de diciembre de 2022.

Otro artículo de interés: Rusia corta gas a Letonia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s