Oscuridad en la Iglesia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Janko Hoener

Lectura: 3 minutos

La catedral de Colonia, un ícono de la iglesia católica y monumento reconocido mundialmente, permanece a oscuras. Se trata de ahorrar electricidad, en estos días de la guerra de Ucrania, sin el salvavidas del gas ruso que provoco dependencia energetica de Alemania con el Kremlin .

«Todavía no hay motivo de pánico, pero tenemos que prepararnos para una verdadera emergencia. Se trata de la estrechez en el suministro de gas, pero también de escenarios de cortes de electricidad que deben ser considerados», dice Andrea Blome, directora municipal de Colonia.

«Y nuestra principal preocupación es ahora mantener en funcionamiento las infraestructuras críticas, aun cuando se produzcan cuellos de botella en el abastecimiento energético», indica Blome, a quien se le encomendó recientemente la dirección de un equipo especial dedicado a velar por la seguridad energética.

La ciudad de Colonia apaga las luces por la noche en 130 edificios representativos, y a partir de las 23.00 horas se reduce a la mitad la intensidad del alumbrado público.

Pero no solo se ahorra en iluminación para cumplir la meta trazada por la UE de reducir en un 15 por ciento el consumo de energía. También en las oficinas, los aparatos de aire acondicionado se usan de manera cuidadosa, y en invierno solo se calefaccionará hasta un máximo de 19 grados.

El ministro alemán de Economía y Medio Ambiente, Robert Habeck, anunció hace ya dos meses que será necesario ahorrar energía, preparando a la ciudadanía para tiempos probablemente más duros en otoño e invierno.

Y la gente parece haber comprendido. Muchos buscan consejo de alguno de los 130.000 asesores energéticos que hay en el país. Uno de ellos es Celia Schütze, gerente de la Agencia de Energía de Bonn. Allí se ofrece información, por ejemplo, sobre aspectos básicos de la energía fotovoltaica, el aislamiento de edificios y sistemas de calefacción.

«En parte impera una sensación de desconcierto. Muchas personas no tienen idea de cuáles son las mejores posibilidades para ahorrar, ni de por dónde comenzar. Antes, muchos creían que, teniendo una calefacción a gas, tenían una calefacción eficiente y moderna. Y se han sorprendido un tanto de que no sea así, porque el gas también es un combustible fósil», explica.

«Lo que todos podemos hacer es revisar nuestros hábitos de consumo. Si todos bajaran en un grado el termostato de la calefacción, se ahorraría un seis por ciento de energía», afirma.

«El objetivo a largo plazo de todas las asesorías es llegar a la neutralidad climática», explica Celia Schütze. Eso quiere decir dejar de utilizar carbón, petróleo y gas. Bonn, como muchas otras ciudades, se ha trazado esa meta para el año 2035. ¿Logrará Alemania conseguir ese objetivo?

Celia Schütze considera que hace falta más apoyo del Gobierno. «Desearía que se diera más importancia al aislamiento de las construcciones y a la eficiencia energética. Desgraciadamente, han empeorado las condiciones de fomento a la renovación de los edificios. Y eso es lamentable».

Otro artículo de interés: Gasoducto España-Francia a construir en 2023

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s