Banco Central pone foco en sobrecumplimiento meta base monetaria

D1pk2C3W0AAyk7V
Guido Sandleris, presidente del Banco Central / Foto: @BancoCentral_AR

Esta semana, se conocieron los datos de inflación de febrero, los cuales volvieron a mostrar una aceleración en el margen, en línea con lo anticipado por las estimaciones de analistas privados. Ante estos datos, y la volatilidad reciente en la plaza cambiaria, las autoridades del Banco Central anunciaron una serie de medidas tendientes a endurecer la política monetaria, estabilizar el tipo de cambio y contener las presiones inflacionarias.

Paralelamente, el Ministerio de Hacienda adelantó que volcará al mercado US$9.600 millones correspondientes al préstamo stand-by del FMI a través de subastas diarias desde abril hasta finales del año, de manera de hacerse de los pesos necesarios para cancelar gastos corrientes en moneda nacional.

Hasta el momento, los anuncios conjuntos de la autoridad monetaria y del Tesoro, sumados a la expectativa por el pronto ingreso de divisas de la cosecha gruesa, lograron recrear un escenario de tranquilidad cambiaria, tras los movimientos de las jornadas previas.

En lo que se refiere a los datos de inflación, el relevamiento de precios minoristas del INDEC marcó una suba del 3,8% en febrero, superior al incremento verificado en enero (2,9%), en línea con lo que anticipaban las proyecciones de analistas privados.

Al igual que en el primer mes del año, en febrero sobresalió el alza de los precios regulados, con una variación mensual del 4,2%, que compara con un incremento de 2,6% en diciembre.

El mayor aumento correspondió al rubro vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (6,4%), en el que incidió principalmente la suba en las tarifas eléctricas.

Además del impulso de los precios regulados, el mes pasado también se observó una aceleración del componente subyacente de la inflación, con una variación del 3,9% mensual, en la cual, al igual que en enero, volvió a incidir el incremento del precio de la carne vacuna (10% en promedio).

Con la mirada centrada en la evolución de la inflación y los movimientos recientes del tipo de cambio, el Banco Central anunció a fines de esta semana modificaciones al esquema monetario para lo que resta del año, tendientes a reducir aún más la cantidad de dinero circulante. El BCRA indicó que extenderá hasta el mes de diciembre el “crecimiento cero” de la base monetaria (anteriormente se había estipulado un crecimiento de 1% en el segundo semestre), manteniendo además el sobrecumplimiento alcanzado en febrero y eliminando el ajuste estacional que se había establecido para junio. Asimismo, se anunció también que los límites de la zona de no intervención cambiaria pasarán a actualizarse a una tasa mensual de 1,75% en el segundo trimestre, marcando una desaceleración respecto al 2% que estuvo vigente durante el primer cuarto del año.

Junto con estas iniciativas de índole monetaria, también se anticipó que en las próximas semanas el Poder Ejecutivo enviará al Congreso un proyecto de ley para reformar la Carta Orgánica del BCRA. Los principales puntos de la iniciativa apuntarán a dejar plasmado que el objetivo prioritario del Banco Central es la “estabilidad de precios”, de manera que ese compromiso se vuelva un mandato ineludible para la institución, junto con la prohibición explicita de financiar al Ministerio de Hacienda, algo que en los hechos ya venía sucediendo.

El impacto de las medidas sobre las expectativas reduce la incertidumbre hasta el ingreso de los dólares de la cosecha gruesa, previsto para dentro de dos semanas.

La temporada alta de liquidaciones de divisas del agro se extiende entre los meses de abril y junio, y concentrará buena parte de los US$25.000 millones provenientes de exportaciones agrícolas que se estiman para lo que resta de este año. Se trata de unos US$6.000 millones más que lo ingresado en 2018, gracias a la recuperación de la producción tras la sequía, los cuales se sumarán a las mencionadas ventas de dólares del Tesoro.

En este marco, la respuesta del mercado ha sido la esperada. Las medidas anunciadas generaron expectativas de una menor presión sobre el mercado de cambios, impulsando un retroceso del precio del dólar. El valor de la divisa descendió $1 el viernes, hasta los $39,94 a nivel mayorista, acumulando una disminución de $2,4 en la semana, que lo retrotrae a los niveles de fines de febrero.

 

*Informe Banco Ciudad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s