Débil crecimiento económico en Reino Unido, leve mejora en sector manufactura

INTERNACIONAL

welding-1628552_640

Lectura: 3 minutos

El producto Interior Bruto (PIB) del Reino Unido creció un 0,5% en el primer trimestre del año, impulsado, sobre todo, por el sector manufacturero que experimentó su mejor período desde 1988, según los datos divulgados este viernes por la Oficina Nacional de Estadística (ONS).

Este organismo dio a conocer este viernes su primer cálculo del año, en el que, coincidiendo con los pronósticos de los analistas, constató una aceleración de la economía de tres décimas respecto al último trimestre del año pasado, cuando creció un 0,2%, y un 1,8% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

El sector manufacturero, con una subida del 2,2%, anotó su mejor cifra desde hace más de tres décadas debido al aumento de almacenamiento de productos de cara a la fecha original en la que se iba a producir el «Brexit», el 29 de marzo.

La ONS publicó también los datos del déficit comercial de enero a marzo, que aumentó de 8.900 millones de libras (10,3 millones de euros) a 18.300 millones de libras (21,2 millones de euros) por un fuerte incremento de las importaciones de automóviles y oro.

Finalmente, la fecha del «Brexit» fue pospuesta y sustituida por el 31 de octubre, después de que el Parlamento británico rechazara hasta en tres ocasiones el acuerdo de salida sellado el pasado noviembre entre Londres y Bruselas.

Debido precisamente a la incertidumbre que la complejidad de la ruptura con la Unión Europea (UE) ha traído al Reino Unido, la economía británica creció el año pasado un 1,4%, su ritmo más lento desde 2012.

Frente a una expansión del 1,8% en 2017, el PIB británico cayó cuatro décimas en 2018, lastrado por un último trimestre con escasa producción industrial.

En los datos revelados hoy por la ONS se observa que el consumo privado, el consumo público y la formación de capital bruto contribuyeron de forma positiva al crecimiento de este indicador económico.

Por el contrario, el comercio neto contribuyó de forma negativa al crecimiento del último trimestre, con un déficit comercial que se amplió al 3,4% del PIB nominal.

La formación bruta de capital fijo aumentó un 2,1%, con un fuerte crecimiento en la inversión del Gobierno y la inversión empresarial ascendió un 0,5%, tras cuatro trimestres de contracción.

Por su parte, el Banco de Inglaterra amplió la semana pasada su previsión de crecimiento anual al 1,5%, un 0,3% más del pronóstico que emitió en febrero, gracias a, sobre todo, la estabilidad de la economía global.

La entidad estimó que el crecimiento del PIB para este año es mayor que el 1,2% calculado en el segundo mes del año, mientras que vislumbró un alza del 1,6% para 2020, seguido de un 2,1% en 2021, lo que supone un ascenso frente al 1,5% y 1,9%, respectivamente, anticipado.

Sin embargo, algunos expertos, como el economista de la organización empresarial Instituto de Directores Tej Parikhy, alertaron hoy de que este crecimiento podría ser solo una ilusión.

«Algunas empresas impulsaron la actividad a principios de este año en preparación para abandonar la UE, por lo que el aumento de las existencias y los pedidos anteriores han incrementado artificialmente las cifras de crecimiento», argumentó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s