Crisis en la democracia representativa

OPINIÓN

elections-1496436_640

Por Hugo Flombaum, analista político. Columnista de LaCity.com.ar.

Lectura: 8 minutos

El mundo se debate en como garantizar la representación en un contexto que por sus cambios sociales y fundamentalmente culturales se llevó por delante a los partidos políticos como forma de organización de la democracia representativa.

Todos ellos están cruzados tangencialmente por realidades que su forma organizativa no puede ordenar.

Solo para ayudar a explicar lo que digo y fuera de nuestro país, España no tiene partidos que puedan aglutinar las demandas sociales, por eso no puede armar gobiernos hace ya varios años. Lo mismo pasa en Italia y en Francia.

En Gran Bretaña el Brexit no es un tema partidario, el partido conservador está dividido ante tamaña decisión.

Nuestro país no está exento de esta situación, todo lo contrario, pero lamentablemente la debilidad institucional en el conjunto social hace que las consecuencias sean mucho más graves.

Todas las instituciones intermedias han sido arrasadas por la falta de un horizonte que ordene sus intereses, ni las organizaciones industriales, ni las sindicales, ni las deportivas, ni las profesionales han podido construir instituciones con objetivos que superen las negociaciones de corto plazo, lo cual las llevó a ingresar en la corrupción generalizada de un estado destruido por el cortoplacismo.

Solo algunas de las instituciones representativas del sector agropecuario, no todas, han sabido construir relaciones profundas y con intereses objetivos a largo plazo. CREA y APRESID, por nombrar algunas.

Es tan clara la descomposición de los partidos en nuestro país que al revés de lo que titulan los opinólogos, determinó el fin del peronismo, estar en todos lados es no estar en ninguno.

Las elecciones provinciales lo demuestran en forma objetiva, en Santa Fe por ejemplo, el gobernador electo Perotti no pudo ni podrá sostener la mentada unidad peronista que le permitió ganar las elecciones ni siquiera dos días. Todas sus actitudes muestran que se mantendrá lo más prescindente que pueda de la elección nacional para poder garantizar su gobernabilidad. Igual que ya lo había decidido Schiaretti en Córdoba.

El partido gobernante, el PRO, claramente en los últimos meses demostró sus enormes diferencias en el terreno político y en el económico, ejemplificadas en Monzó o en Massot. Pero mucho más fue cruzado tangencialmente en el tema del aborto que lo partió literalmente al medio.

Del radicalismo es más fácil aún exponerlo, sus divisiones son una costumbre, solo logran unidad en la lucha por los espacios de poder que logran en cada elección.

Pero no todo es desesperanza, en Rosario nació una propuesta para la provincia de Santa Fe que nos muestra un camino. Amalia Granata no necesitó de un partido, solo necesitó una propuesta, desde ella construyó una herramienta electoral y cosechó un 20% de votos en una boleta corta como legisladora provincial.

¿Cual es el camino que nos muestra?, y que es un faro para imitar en todo el mundo, que desde una propuesta objetiva es desde donde se puede reconstruir la representatividad.

Algo de ello hay en aquellos que creen ver nuevos nacionalismos o propuestas anacrónicas en aquellas que lanzan desde el BREXIT británico o desde el movimiento 5 estrellas de Grillo en Italia o el mismísimo Trump en EE. UU. Ellos tomaron reivindicaciones objetivas de sectores determinados de la sociedad y lograron unificar una fuerza suficiente para poner en jaque a todo el sistema de representación que había en sus naciones.

Insistir en la reconstrucción de los viejos partidos es caminar hacia el precipicio sin darnos cuenta, sólo con un grupo de referentes que logre acertar con un conjunto de propuestas, alcanzará para poner al sistema en peligro del desbarranque final.

Es urgente que las fuerzas políticas se construyan atrás de propuestas objetivas y no a la inversa. Incorporar a fuerzas políticas de la vieja política generalista a dirigentes representativos de ideas o reivindicaciones objetivas solo logra defraudar a los representados por ese referente y perder esa representatividad tan necesaria para reconstruir la democracia.

Como siempre un ejemplo sirve para aclarar la idea, De Angelis sin duda fue un referente en la lucha agraria de 2008, fue incorporado al partido del gobierno actual y llevado a ser Senador de la república, el resultado luego de 4 años es que muchos de los votantes deben haberse sentido defraudados y el senador hoy no tiene casi ninguna representatividad. Es decir la democracia en lugar de enriquecerse con la incorporación de un dirigente cabal de un sector, se empobreció por la haberse fagocitado al dirigente en las viejas instituciones partidistas.

Si bien es un reduccionismo, pero, así como Granata es representante de los «provida» y nada más, deberemos pensar en representantes de cada uno de los colectivos que han demostrado ser parte activa de las diversas transformaciones de la sociedad en los últimos tiempos.

Seguramente todo parecerá un desorden, pero será el desorden que precederá a la reconstrucción de las representaciones que tanto necesita el sistema democrático en occidente.

Hoy a nivel global ya no se discute ideologías, ni siquiera sistemas económicos, el capitalismo parecería que ha triunfado en casi todo el mundo. Pero eso no significa que no haya disputas por el poder. Claramente Rusia, China la Unión Europea y los EE. UU. están en una batalla por la preeminencia en la economía global.

Pero sobre ellos existe ya un sistema que los abarca a todos, es el sistema financiero internacional al cual todos aportan y del cual todos dependen y por otro lado las empresas sin fronteras que hoy esparcen sus productos y servicios por todo el mundo casi sin regulaciones porque sus ofertas son globales.

Ese es el marco en el cual los diversos sistemas políticos deben garantizar el orden y la organización social que les permita competir en el concierto de la nueva economía. El sistema de Rusia como el de China parecerían hoy más ordenados y con más consenso por lo menos momentáneo, eso les permite cierta seguridad en sus acciones cosa que el mundo occidental no muestra.

Resolver el problema de la representación en el poder es esencial para que occidente pueda hacer prevalecer su característica distintiva en el globo, la libertad individual. Si logramos reconstruir el sistema de representación, hoy quebrado, podremos volver a ser el sector más creativo y justo del plantea como lo fuimos los últimos quinientos años.

Ahora si seguimos empecinados en mirar hacia atrás y echar culpa a las herramientas de comunicación como las culpables de la defección de las democracias, solo lograremos seguir perdiendo terreno en justamente lo que más queremos defender, la libre determinación de los hombres y mujeres que con su creatividad dieron el rol de líder a esta parte del mundo.

Hoy la igualdad de géneros, la diversidad de razas y culturas, la desregulación de la propiedad intelectual como atadura a la creatividad que dio origen a la economía colaborativa, la disolución de las fronteras para lograr una justicia distributiva global que iguale derechos y garantías en todo el mundo para lograr la competencia por creatividad y productividad y no por nacionalidad, serán alguna de las premisas de la nueva representatividad.

Esta será la nueva epopeya que lanzará a los jóvenes a la conquista del futuro que todos anhelan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s