Alerta de alta comisionada de ONU por política del dictador Maduro

INTERNACIONAL

Official visit of the Deputy Secretary-General
Michelle Bachelet / Foto: UN Geneva

Lectura: 2 minutos

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha adelantado unas horas su informe sobre Venezuela, donde advierte que si el gobierno de Nicolás Maduro no rectifica la política continuarán el éxodo sin precedentes de emigrantes y refugiados que abandonan el país mientras el resto de ciudadanos sufrirán el empeoramiento de sus condiciones de vida.

Persecución, presos políticos, ejecuciones, torturas y el desastre económico, social y sanitario aparecen en el informe de la ONU , dando la razón a las denuncias y protestas emitidas durante años por organizaciones nacionales e internacionales y el propio Parlamento democrático.

«Existen pruebas razonables para creer que en Venezuela se han cometido graves violaciones de los derechos económicos y sociales, incluidos los derechos a la alimentación y la salud», sostiene la expresidente chilena, que visito el país semanas atrás y ahora aboga porque el chavismo adopte medidas inmediatas para detener y remediar las graves vulneraciones de los derechos.

En las 13 medidas urgentes propuestas destacan la liberación de los presos políticos, la disolución de las Fuerzas Especiales de la Policía (FAES) y el cese de la persecución política.

«Un sacerdote católico me dijo en Caracas: No se trata de política, sino del sufrimiento de la gente». «Este informe tampoco trata de política, geopolítica, relaciones internacionales o cualquier otra cosa que no sea los derechos humanos a los que todo venezolano tiene derecho«, precisa Bachelet.

La Alta Comisionada constata lo que casi todo el mundo sabe en Venezuela: la puesta en marcha de una estrategia «orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al gobierno». Su oficina ha documentado 66 muertes durante las protestas de enero a mayo, de las cuales atribuye al menos 52 a fuerzas gubernamentales.

El informe de la ONU detalla las detenciones arbitrarias, malos tratos y torturas a críticos del Gobierno y a sus familiares, violencia sexual y de género perpetrada durante los periodos de detención y las visitas, y uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones.

La penúltima víctima de estas prácticas es el capitán naval Rafael Acosta, que murió el sábado pasado tras las terribles torturas sufridas durante una semana de arresto ilegal en una de las sedes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Artículo relacionado: Críticas a Bachelet por responsabilizar a EE. UU. de crisis venezolana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s