Tranquilidad cambiaria, tranquilidad en mercado según informe del Banco Ciudad de Buenos Aires

7643873724_f0c02e023f_z
Foto: Philip Taylor

Lectura: 3 minutos

En un contexto en el que la cotización del dólar continuó orientándose a la baja y en el que la inflación sigue dando señales de moderación, el BCRA decidió esta semana introducir algunas modificaciones a su política monetaria, con una reducción de los encajes bancarios y la fijación de un nuevo piso (más bajo) para la tasa de las LELIQ en el mes de julio.

Se trata de medidas que apuntan a relajar en el margen las condiciones monetarias, sin poner en juego la estabilidad cambiaria. Por otro lado, se conocieron datos positivos de la industria y la construcción correspondientes a mayo, los cuales mostraron un nuevo avance de estos dos sectores, reflejo de cómo la mayor estabilidad financiera y cambiaria empieza a derramar sobre la economía real.

Asimismo, la recaudación tributaria siguió exhibiendo en junio un ritmo de crecimiento superior al de las erogaciones del sector público nacional, profundizándose la consolidación de las cuentas públicas, algo que brinda fundamentos macroeconómicos más sólidos al cambio de tendencia que lentamente comienza a vislumbrarse en el ciclo económico.

En el plano financiero, tras marcar un descenso de 5,4% en junio, la cotización del dólar se contrajo otro 1,4% en la primera semana de julio (cerró el viernes en $41,85 a nivel mayorista), en un contexto favorable para el peso. Actualmente, se combinan ─entre otros elementos─ una mayor oferta de divisas del agro, un escenario internacional más benigno para los mercados emergentes, una decreciente incertidumbre política y elevados rendimientos en moneda local, en concurrencia con expectativas de devaluación que siguen contenidas.

En este marco, y ante una consolidación de la tendencia a la desaceleración de la inflación mensual durante junio, cuando tanto los indicadores privados como las expectativas de los analistas apuntan a una caída de al menos medio punto porcentual frente al dato de mayo (3,1%), el Banco Central redujo el límite mínimo para la tasa de política monetaria, el cual pasó del 62,5% vigente durante junio a un 58% en el mes de julio. De esta forma, el BCRA habilita nuevos descensos en la tasa de referencia, que ya había llegado a su límite anterior a fines del mes pasado, pero al mismo tiempo sigue manteniendo acotado el eventual retroceso que puede presentar esta tasa, de manera de garantizar la estabilidad del mercado de cambios. En este sentido, mientras que durante junio la tasa de política monetaria se redujo en aproximadamente 8 puntos porcentuales, a lo largo de julio el descenso podría acumular como máximo 4,5 puntos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s