Otra lectura del resultado electoral

OPINIÓN

GABINETEAMPLIADO2
Presidente Macri en reunión de gabinete ampliado / Foto: Casa Rosada (Presidencia de la Nación)

Por Antonio Calabrese, abogado constitucionalista, historiador, político. Columnista de lacity.com.ar

 

 

 

Lectura: 3 minutos

Nos cansaron los analistas y los políticos, siempre lejos de la gente, con la superficial lectura del resultado electoral del domingo 11 de Agosto.

Ellos dicen que la diferencia fue de 15 puntos, que la fórmula kirchnerista supera con el 47% los 45% necesarios para ganar en primera vuelta.
Ergo ya ganaron sin necesidad de nada más, solo queda la transición pacífica.

Error. Gran equivocación.

La diferencia que otorgaría la posibilidad de triunfar para el gobierno es apenas del 3%.

El sistema electoral argentino es igual a los partidos de fútbol que clasifican en las copas internacionales, es decir son de 180 minutos, no de noventa. Son de ida y vuelta, es decir dos encuentros.

Aquí se jugó el primero, y se perdió por goleada, pero ahora deberá jugar de visitante el segundo, en donde el gol vale doble, lo cual da una esperanza.

Es obvio que de ese 47% del triunfador en las PASO hay un componente muy elevado de voto castigo a Macri.

Si se pudiera convencer a solo el 3% de ellos de no repetir su voto, estamos en escenario de ballotage.
Para ello Macri tendrá que subir apenas otros 2 o 3 puntos.

La dificultad radica en que es muy difícil, que aquel que quería castigar a Macri, ahora ya no quiera hacerlo, pues tenía razones o motivos suficientes para hacerlo, y la posibilidad de cambio parece alejada de un poder que se expresó con soberbia los 4 años de mandato.

Difícil pero no imposible.

La otra solución sería que el tercero o sea Lavagna se pare en el centro de la escena y anuncie como cambiará la situación, con coraje, valentía y con el prestigio que carga acompañado de una credibilidad importante.

Necesitaría en este caso un 27% porque la diferencia nunca puede ser superior al 10%.
La forma más rápida y segura de hacerlo sería el retiro de la fórmula macrista, algo bastante improbable, pese a ser la solución de éxito más cercana.

Digo improbable, porque el espíritu patriótico no es el que campea en el escenario electoral, y de la misma forma que no aceptaron el plan V (Vidal candidata) que era propia tropa y que tenía más posibilidades de éxito que la candidatura del presidente en un capricho soberbio y torpe, mucho menos ahora aceptarán el encumbramiento de un tercero.

Difícil entonces, pero tampoco imposible.

El oficialismo debe evaluar algo más que si no juega él nadie juega, porque si se lleva la pelota, perdemos todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s