Turquía abandona relación especial con gobierno venezolano de Nicolás Maduro

INTERNACIONAL

Ziraat_Bank_(Samsun)
Foto: E4024

Lectura: 5 minutos

El mayor banco en activos de Turquía, Ziraat Bank, cerró operaciones con el Banco Central de Venezuela (BCV) tras las recientes sanciones económicas de Estados Unidos que buscan la salida del poder del presidente en disputa Nicolás Maduro.

El portal de noticias Bloomberg informó que la entidad turca, cuyo gobierno es firme aliado de Maduro, confirmó el cierre de su cuenta, pero no ofreció detalles.

El BCV confiaba en Ziraat para pagar a los contratistas, mover dinero e importar productos en liras turcas.

El gobierno de Estados Unidos bloqueó recientemente todas las propiedades del gobierno en disputa de Venezuela en suelo estadounidense, una medida que se aplicó por primera vez en tres décadas en América Latina.

En virtud de la medida, todos los bienes e intereses del gobierno venezolano en Estados Unidos están bloqueados y no pueden transferirse, pagarse, exportarse, retirarse ni negociarse de otra manera.

A su vez, ha enviado mensaje claro a los gobiernos e instituciones en el mundo que continúan haciendo negocios con Caracas, ya que el plan es «aislar al régimen ilegítimo de Maduro del sistema financiero global».

La medida pone a Maduro en situación similar a la que están enemigos de Estados Unidos como Cuba, Irán, Siria y Corea del Norte.

Maduro ha dicho que las sanciones de Washington son una forma de «terrorismo económico».

Más de 50 naciones desconocen el mandato de Maduro y respaldan la gestión del presidente encargado Juan Guaidó.

A Maduro lo apoyan países como Cuba, Rusia, China, Corea del Norte y Turquía. Estos países han rechazado las recientes medidas de Washington para Venezuela.

En cuanto a Turquía, Maduro tiene el apoyo directo del presidente turco, Tayyip Erdogan. Desde el 2018 están comprometidos en negocios por valor de más 4.500 millones de euros.

Mientras la mayoría de las grandes compañías aéreas de EE. UU. y Europa, han reducido el servicio a Venezuela, Turkish Airlines continua con sus vuelos a Caracas varias veces a la semana.

Los ministros de Defensa de Rusia y Venezuela se reunieron en Moscú el jueves y firmaron acuerdos para aumentar la cooperación militar entre ambas naciones.

Al recibir al ministro venezolano Vladimir Padrino, su colega ruso Serguei Shoigu alabó a Venezuela por «resistir los intentos de Estados Unidos de derrocar al gobierno legítimo».

Shoigu afirmó que las fuerzas armadas venezolanas son garantes de la integridad territorial de su país y propuso dialogar con su colega sobre maneras de mejorar la cooperación militar y técnica entre los dos países.

Por su parte, Padrino indicó que se encontraba en Rusia atendiendo a una invitación de su contraparte y calificó el encuentro como «fructífero». Indicó que la cooperación técnico militar que tienen ambos países de 2001 «se ha ido fortaleciendo día tras día».

Indicó que los nuevos acuerdos se traducirán en más intercambio «en materia de educación, capacitación y ejercicios combinados en los ámbitos terrestres, acuáticos y aéreos».

El ministro venezolano igualmente aseguró que Venezuela resistirá las presiones estadounidenses y lo que calificó de intentos de Washington de violar la ley internacional.

Aseguró que pronto regresará a la nación sudamericana «con buenas noticias».

La agencia de noticias rusa Interfax afirmó que entre los acuerdos estaría la gestión de visitas de buques de guerra de cada país a los puertos del otro.

Rusia es uno de los principales aliados del gobierno en disputa de Nicolás Maduro, relación que ha sido una de las principales críticas de la administración del presidente Donald Trump.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, explicó la posición de Rusia en relación con un conflicto que mantiene en alerta a Estados Unidos como a los países de la región, centralmente Colombia y Brasil.

El sábado (17 Agosto) Lavrov puntualizó que el diálogo para resolver la crisis política de Venezuela no debería tener «condiciones previas», a la luz de la enérgica posición de Grupo de Lima que exige elecciones inmediatas como salida a la crisis venezolana.

El gobierno y la oposición de Venezuela están implicados en un diálogo bajo la mediación de Noruega. Los opositores, liderados por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, insisten en la salida del presidente en disputa, Nicolás Maduro, para permitir un gobierno de transición que convoque nuevas elecciones.

Guaidó invocó en enero la Constitución para asumir una presidencia rival, argumentando que la reelección de Maduro en 2018 fue ilegítima. Ha sido reconocido por la mayoría de naciones occidentales, incluido Estados Unidos, pero Maduro mantiene el control de las funciones estatales y cuenta con el apoyo de Rusia, China y Cuba. Maduro asegura que Guaidó es una marioneta de Washington que busca perpetrar un golpe de estado.

Artículo relacionado: Crisis de Venezuela enfrenta a Europa con Estados Unidos
Artículo relacionado: Comienza a deliberar Grupo de Lima para encontrar salida a crisis venezolana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s