Frontera irlandesa, insalvable diferencia entre Primer Ministro Johnson y UE

INTERNACIONAL

48583005781_5557b3f685_z
Foto: Tiocfaidh ár lá 1916

Lectura: 3 minutos

El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió a la Unión Europea (UE) que la salvaguarda irlandesa incluida en el acuerdo del Brexit conseguido por su antecesora, Theresa May, debe ser descartada por «inviable» y «antidemocrática».

La salvaguarda tiene como objetivo evitar una frontera física con aduanas y controles entre la República de Irlanda y el territorio británico de Irlanda del Norte, una zona que vivió décadas de violencia. En una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el líder británico afirmó que esta cláusula ponía en peligro el proceso de paz en Irlanda del Norte.

Sin embargo, Tusk respondió que aquellos que se opusieron al acuerdo sin «alternativas realistas» apoyaron el restablecimiento de una frontera dura.

Esta era la realidad «incluso si no lo admiten», agregó.

«La salvaguarda es un seguro para evitar una frontera dura en la isla de Irlanda a menos y hasta que se encuentre una alternativa», tuiteó Tusk.

La Comisión Europea dijo que la carta de Johnson no contiene una «solución legalmente operativa» para evitar una frontera «dura» en Irlanda.

Por otro lado, en una conversación telefónica con Johnson el lunes por la noche, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, reiteró que el pacto no se podía renegociar y que la salvaguarda no se podía alterar.

Y la gran piedra en la rueda del Brexit ha sido ponerse de acuerdo sobre el futuro de la frontera entre Irlanda, una república independiente que forma parte de la UE, e Irlanda del Norte, el territorio que junto a Escocia, Gales e Inglaterra conforma Reino Unido.

La política que propuso May al respecto, conocida como «salvaguarda irlandesa» o backstop (en inglés), se convirtió precisamente en el principal freno para la salida.

Definida por algunos como una especie de «póliza de seguro» es básicamente un dispositivo que busca garantizar que no habrá una frontera «dura» entre las dos Irlandas, incluso si no se llegara a un acuerdo formal en temas comerciales y de seguridad.

Básicamente, implicaría, como último recurso y en condiciones específicas, mantener temporalmente a Irlanda del Norte dentro de la unión aduanera y del mercado único mientras el resto de Reino Unido los abandona.

Esta salvaguarda solo debería entrar en vigor si para diciembre de 2020 no hay un acuerdo comercial entre la UE y Reino Unido.

Pero como no se establece una fecha límite para esa situación y como siempre se requeriría el visto bueno de los europeos para que se le ponga fin, hay diputados que temen que se enquiste como una situación permanente.

Estos diputados quieren introducir un límite temporal al «backstop», algo que la UE ha descartado.

Artículo relacionado: Peligra unidad del Reino Unido de Gran Bretaña por Brexit sin acuerdo

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s