Amenaza militar de China a isla rebelde Taiwán

INTERNACIONAL

640px-PLA_soldiers
Foto: defenselink

Lectura: 5 minutos

Pekín amenaza con recurrir a la fuerza en caso de que Taipéi proclame formalmente la independencia o haya una intervención exterior, principalmente de EE. UU.

El creciente apoyo estadounidense a Taiwán se ha expresado en ventas de armas y leyes que elevan el nivel de los lazos y advertencias a los aliados isleños para que no se pasen a Pekín, lo que ha desencadenado las iras de China.

Estas últimas maniobras de desembarco se llevaron a cabo «recientemente», sin especificar la fecha, cerca de la costa de la provincia suroriental china de Cantón, y en ellas participaron tanto la infantería del Ejército Popular de Liberación (ELP) como la Armada y las Fuerzas Aéreas.

Según los expertos citados por el Diario del Pueblo, estas maniobras también suponen una «severa advertencia a los países que intervengan en los asuntos internos de China».

La fórmula de «asuntos internos» es citada a menudo por las autoridades chinas cuando otros países opinan sobre cómo Pekín dirige el país y en estas últimas semanas se ha utilizado sobre todo en relación a comentarios de políticos extranjeros sobre las protestas en Hong Kong, ciudad semiautónoma pero perteneciente a China desde 1997.

En el ejercicio militar, los buques de asalto anfibios se abrieron camino hasta la costa, donde desembarcaron múltiples vehículos también anfibios, apoyados por aviones de combate y tanques.

Según relata la prensa oficial, el equipo que simulaba la defensa de la costa fue anulado mediante ataques aéreos tanto por parte de aviones como de misiles de largo alcance.

«Aunque las informaciones no identificaron al enemigo imaginario de las maniobras, los internautas chinos se dieron cuenta de que la localización de éstas era próxima a la isla de Taiwán», apunta el rotativo.

Mandos del Ejército explicaron a la televisión pública CCTV que los sistemas de control central han sido mejorados para poder compartir datos en tiempo real, algo «imprescindible en la guerra moderna».

Así pues, esto supone que los ejércitos chinos dejarán de llevar a cabo maniobras por separado y comenzarán a hacerlo de manera conjunta.

En la información también se sugiere que estas maniobras se llevaron a cabo en respuesta a una nueva venta de armas a Taiwán por parte de Estados Unidos, ya que también se organizaron ejercicios militares en las costas de Cantón en julio, cuando Washington aprobó una venta de tanques a la isla por importe de 2.220 millones de dólares.

Cuando Estados Unidos aprobó en agosto la venta de aviones de combate por valor de 8.000 millones de dólares, los analistas militares chinos predijeron que se celebraría pronto una nueva ronda de maniobras en la zona.

Estados Unidos, que rompió en 1979 sus relaciones diplomáticas con Taipéi con el fin de reconocer a Pekín como único representante chino, es sin embargo el aliado más poderoso del territorio insular y su principal abastecedor en armas.

Con la compra Taiwán obtendrá la última versión del caza construido por Lockheed Martin, el F-16C/D Block 70, en una operación por un total de US$8.000 millones, precisó la diplomacia del país norteamericano.

China condenó la venta y prometió sancionar a las empresas estadounidenses implicadas en este contrato.

Esta venta es «conforme» a «nuestro compromiso de mantener las capacidades de autodefensa de Taiwán», indicó un funcionario de la cancillería, un mensaje dirigido a Pekín, que considera a Taiwán como una de sus provincias.

El Departamento de Estado comunicó oficialmente al Congreso su intención de proceder a esta venta, manejada desde hace varios días por Washington.

Los legisladores estadounidenses disponen de un plazo de 30 días para oponerse a esta venta, algo que no se produce desde hace décadas.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, refirió que «solo estamos respetando nuestras promesas».

Los cazas «mejorarán sustancialmente» las capacidades «para ayudar a la defensa de Taiwán y mantener la libertad y el bienestar del pueblo», dijo el Gobierno de Taipéi en un comunicado.

Además de los 66 aviones, Taiwán recibirá 75 reactores, radares y repuestos diversos que posibilitarán a su Fuerza Aérea mantener a sus aparatos en buen estado.

China considera a Taiwán como parte de su territorio. La isla está dirigida por un régimen rival desde la toma del poder por los comunistas en el continente en 1949 tras una guerra civil.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, no ha ocultado sus pretensiones de reforzar los lazos con la isla, fundamentalmente en el plano militar, proveyéndola de sistemas de armamento sofisticados.

Artículo relacionado: China sale en defensa de soberanía que reclama sobre Taiwan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s