Luto en prensa de Nicaragua

INTERNACIONAL

sdfr4HFy23
Foto: @elnuevodiario Twitter

Lectura: 2 minutos

«Sin libertad de prensa No hay libertad», escribía en toda la primera página del diario La Prensa de Nicaragua por el año 2011 dedicándole un verdadero homenaje a su competidor El Nuevo Diario, con el nombre al pie del histórico director-fundador Pedro Joaquín Chamorro asesinado en Managua en enero de 1978.

Ya desde aquel entonces El Nuevo Diario, opositor al régimen de Daniel Ortega, y su subsidiario Metro, sufrían los embates del régimen. Hoy (27 Septiembre), se vieron obligados a cerrar sus puertas ahogados por el gobierno que frenó las importaciones de papel y tinta imprescindibles para la confección del periódico.

El cierre de las dos publicaciones ha levantado una ola de críticas en toda la región, y llegó hasta la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), con impacto en la mayoría de los líderes democráticos asistentes a la reuniones.

El presidente Ortega, aliado especial del otro mandatario cuestionado por la comunidad internacional, el venezolano Nicolás Maduro, rechaza las acusaciones de violación a los derechos humanos que expresa la oposición democrática y fueron aceptadas por el organismo regional americano.

La Prensa en su editorial recuerda que el régimen de Ortega lleva 56 semanas amenazando a los diarios del país, con el secuestro y el freno a las importaciones de papel.

Lamenta el cierre del diario opositor señalando que es ahora el único periódico de alcance nacional en la lucha contra la opresión y por el mantenimiento de las libertades públicas, especialmente la libertad de prensa.

«Desde el comienzo de la revolución los sandinistas intentaron controlar la línea editorial e informativa de La Prensa infiltrando en estas ramas a periodistas adictos al marxismo-leninismo y luego paulatinamente al sindicato de trabajadores haciéndose de la directiva cuyo control lograron», escribió el actual director Jaime Chamorro Cardenal.

El Nueva Diario fue un desprendimiento de La Prensa ─de permanente enfrentamiento con el régimen sandinista─ debido a presiones políticas, con un discurso oficialista hasta que las circunstancias políticas lo obligaron al cambio, y pasó a tener una mirada crítica sobre el régimen de Ortega que nunca le perdonó el nuevo rumbo diferenciado.

Artículo relacionado: Nicaragua: gobierno de Ortega continúa avasallando prensa independiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s