Jefe del Gobierno de Etiopía se hizo acreedor del premio Nobel de la Paz

INTERNACIONAL

AHMED
Primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali / Captura YouTube

Lectura: 3 minutos

Abiy Ahmed Ali, primer ministro de Etiopía, ha sido el ganador del Premio Nobel de la Paz 2019, informó el viernes el Comité Noruego del Nobel, por «sus esfuerzos para alcanzar la paz y cooperación internacional y, en particular, por su decisiva iniciativa para resolver el conflicto con la vecina Eritrea».

Ahmed Ali fue galardonado por «haber logrado la paz y la cooperación internacional y en particular por su iniciativa decisiva para resolver el conflicto con la vecina Eritrea», indicó el Comité.

Un tratado de paz, firmado el año pasado, puso fin a casi dos décadas de impasse militar con Eritrea después de un conflicto fronterizo que duró de 1998 a 2000 , aunque las relaciones de la «provincia rebelde» se mantuvieron hasta que logro la independencia.

Eritrea en la década del ochenta del siglo pasado mantuvo una larga lucha por la independencia bajo el fuego permanente de Etiopía que pretendía conservar la salida al mar, cancelada desde la creación del nuevo estado. Una serie de tratados y la intervención de las potencias europeas mejoró la situación y los etíopes aceptaron las nuevas formas en el denominado «Cuerno de África». Obtuvo la independencia de Etiopía finalmente en 1994.

Abiy Ahmed se convirtió en primer ministro de Etiopía en abril de 2018 después de la renuncia de Hailemariam Desalegn tras tres años de disturbios callejeros.

Cuando asumió su cargo, Abiy introdujo reformas masivas de liberalización en el país de más de 100 millones de habitantes, sacudiendo lo que era una nación regida bajo extremos controles.

Como primer ministro liberó de la cárcel a miles de activistas de la oposición y permitió que disidentes exiliados regresaran a casa.

Lo más importante, firmó un tratado de paz con la vecina Etiopía, poniendo fin a dos décadas de conflicto.

Pero las reformas de Ahmed también expusieron las tensiones étnicas de Etiopía y la violencia resultante forzó a unos 2,5 millones de personas a huir de sus hogares.

Etiopía sigue siendo uno de los países más inseguros del mundo. Sólo en 2018 unas mil personas murieron por la violencia étnica.

La economía del país es muy débil y decenas de miles de etíopes han huido en busca de mejores condiciones de vida.

El propio Ahmed fue víctima de intento de asesinato.

El Comité del Nobel de la Paz indicó en una declaración que el premio para el primer ministro era por su «decisiva iniciativa para resolver el conflicto fronterizo con la vecina Eritrea».

«El premio también tiene el propósito de reconocer a todas las partes que trabajan para la paz y reconciliación en Etiopía y en las regiones del este y noreste de África», indicó la declaración.

«La paz no se erige de las acciones de un solo participante. Cuando el primer ministro Abiy extendió la mano, el presidente Afwerki la estrechó y ayudó a formalizar el proceso de paz entre los dos países».

«El Comité Noruego del Nobel espera que el acuerdo de paz ayude a traer un cambio positivo para todas las poblaciones de Etiopía y Eritrea».

Artículo relacionado: Etiopía: líder Abiy enfrenta incierto panorama electoral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s