Opina Calabrese: Expreso a Venezuela

OPINIÓN

Giudici_Reynaldo_-_La_sopa_de_los_pobres_(Venecia)
«La sopa de los pobres» de Reynaldo Giudici / Foto: Buenos Aires Ciudad – Centro Virtual de Arte Argentina

Por Antonio Calabrese, abogado constitucionalista, historiador, político. Columnista de LaCity.com.ar.

 

 

 

Lectura: 5 minutos

Es ineptitud, incompetencia, ignorancia o una actitud deliberada este arreo de la mano de la pandemia a la peor Argentina que hemos conocido.

Como puede ser que con el doble de tiempo de cuarentena que cualquier país del mundo, aun los que fueran atacados más gravemente, que ya salieron de ella, todavía no se encuentre la forma de combatir esta peste en el siglo XXI, en nuestro país.

El gobierno de infectólogos, claro de infectólogos kirchneristas que son una subespecie en el área. Como la de sus líderes políticos, no se les ocurre otra idea que las que se aplicaban en el tiempo de las cavernas (lavarse las manos, encerrase y no ver a nadie).

Claro, cuando se previno de la pandemia, nuestras autoridades nacionales supusieron, lo escuchamos todos, que nunca llegaría aquí, o que era solo una especie de gripe y por ello, desecharon proveerse de materiales para el testeo.

Eso sí, acumularon camas, salones de internación y respiradores, cada uno de los cuales supera los 20.000 dólares de costo.

Pero ahora resulta que los países más atacados, con más número de muertos, como los de Europa central, ya salieron de la pandemia y lo hicieron con el testeo que es un método que permite cortar la velocidad de contagio en breve tiempo.

Después de mas de 80 días de encierro advirtieron gracias a los sanitaristas de CABA que con ello, contuvieron la dispersión del virus en los barrios marginales, antiguamente llamados villas, donde el hacinamiento es la regla, método que copiado en forma más estricta permitió a las autoridades de la Provincia de Buenos Aires también contener el contagio en alguno de sus barrios.

Claro, el testeo requiere una inversión importante en personal cuyo pago no deja comisión alguna, a diferencia de las camas, respiradores, etc.

Por otra parte las autoridades marxistas de la Provincia se quejan de que los grandes propagadores del virus son los runners porteños, esa pequeñísima minoría que sale por las noches a correr alrededor de una plaza en Caba. Debe ser, sin duda porque sus infectologos han descubierto que de esa manera adquieren los virus más salud, simultáneamente con los corredores, entonces pueden llegar volando a la Avenida General Paz que divide los distritos, saltarla y contaminar a los bonaerenses que distraídos pasan por allí.

Es una teoría propia de esta gente.

Paralelamente, va a superar los cuatro meses sin trabajar la mayor parte de la población que tenia trabajo, que es una minoría, de alrededor de 8 millones de habitantes, como ya lo veremos, pero que mantenía a los otros 33 o 34 millones.

No solo se prohibió trabajar sino que se puso en cesación de pagos y quiebra, a decenas de miles de comercios, empresas pequeñas, medianas y grandes, emprendedores, etc., destruyendo el tejido de mas de la mitad de los servicios, incluyendo transporte, compañías aéreas, hoteles, restaurantes, bares, confiterías, eliminando definitivamente cualquier expresión de recreo o esparcimiento. quedando fuera del mercado laboral según cálculos estimativos más de 1.500.000 de personas que ya no tendrán lugar donde trabajar.

Todo ello sin contar a los cuentapropistas, profesionales, técnicos independientes y prestadores de servicios freelance.

Pero eso sí , además de todos ellos que pasarán a depender de la dadiva del Estado, quiero recordar que solo en el 2019 antes de la pandemia y este desastre económico, había 18.244.436 beneficiarios de planes sociales.

El Ministerio de Salud de la Nación tenia 25 planes, el de Desarrollo Social, 21 y el de Trabajo 13, aproximadamente, sin contar con los que se agregaron ahora como los subsidios al 50% de los sueldos, a las empresas prestadoras de servicios esenciales, etc.

A todo lo cual deben sumarse a los únicos que tienen derecho adquirido a través de los aportes de toda una vida como los jubilados y pensionados del Anses que son 8.800.00 estimándose que sus aportes por distintas vías alcanzan a mas de 17.500.000. personas.

Como vemos casi las tres cuartas partes de la población va a depender del Estado, que esta quebrado, en default, y que encima pretende expropiar empresas.

La pandemia sirvió indudablemente para acelerar el camino a la Venezuelizacion o Argenzuelizacion. Ya estamos en ella solo esperando los efectos.

Pero se puede mentir una vez, dos, mas no todo el tiempo. El sábado pasado aparentemente, comenzó la resistencia a esas políticas, ojalá no sea tarde.

(nota los datos sobre los planes sociales y previsionales fueron tomados de los distintos portales de las respectivas oficinas públicas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s