Espías franceses amigos de China

INTERNACIONAL

gangster-tough-per-gang

Lectura: 3 minutos

Dos exagentes secretos franceses, sospechosos de haber colaborado con los servicios chinos, deberán comparecer ante la justicia la próxima semana en un juicio que mantiene en alerta a los organismos de inteligencia de Francia.

Pierre-Marie H. y Henri M. están acusados de «entregar información a una potencia extranjera», «ataque a los intereses fundamentales de los intereses de la nación» e «inteligencia con una potencia extranjera». Los dos hombres trabajaban para la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE), el servicio de espionaje francés y pueden ser condenados a 15 años de cárcel.

Los exagentes fueron inculpados y en detención provisional en diciembre de 2017, cuando ya estaban jubilados. Pierre-Marie H. fue liberado posteriormente bajo control judicial. Su esposa Laurence H., también sera juzgada, por «encubrimiento».

Comparecerán ante un tribunal especial, integrado únicamente por magistrados profesionales. Pero este caso sumamente sensible será probablemente juzgado a puertas cerradas debido a los riesgos de dar a conocer información clasificada.

Cuando se dio a conocer en mayo de 2018, las autoridades francesas hablaron de un caso de «extrema gravedad». Los dos acusados son «sospechosos de haber perpetrado actos susceptibles de ser calificados como actos de traición (…) y de poner en peligro los secretos de la defensa nacional», dijo la ministra de Defensa Florence Parly.

En 1997, Henri M. fue designado representante oficial de la DGSE en Pekín, donde ocupó el puesto de segundo secretario en la embajada. Regresó a Francia a principios de 1998 después de haber iniciado una relación con la intérprete china del embajador.

Unos años después se jubiló y regresó a China en 2003, donde se casó con la intérprete, con la que se instaló en la isla de Hainan, en el sur de China.

¿Por qué fueron acusados mucho después? Según un conocedor del caso, habría habido una falla en la DGSE y Henri M. no habría sido vigilado durante años tras su jubilación.

Pierre-Marie H. fue detenido en el aeropuerto de Zúrich (Suiza) con dinero en efectivo tras haberse encontrado con un contacto chino en una isla del Océano Índico. Nunca trabajó en el extranjero pero además del contraespionaje, pasó por la vigilancia de organizaciones de masa, entre ellas, los sindicatos.

Aunque hay muchas hipótesis sobre sus posibles vínculos, lo único que se sabe con seguridad es que antes de ser detenidos, los dos hombres habían sido vigilados durante meses. El veredicto se dará a conocer el 10 de julio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s