Grave crisis institucional en El Líbano

INTERNACIONAL

pexels-charbel-msallem-3876139
Manifestaciones en El Líbano

Lectura: 2 minutos

¿Un estado fallido? La renuncia del canciller agrava una situación que lleva al menos dos años en su punto más álgido del país que ostenta el peor ejemplo de crisis económica y social del mundo.

Las insalvables discrepancias que mantenía con el Gobierno llevaron al ministro de Exteriores del Líbano, Nassif Hitti, a presentar su renuncia el lunes (03.08.2020). El Ejecutivo ha sido incapaz, hasta la fecha, de sacar adelante las reformas que la comunidad internacional espera que se apliquen para que el país pueda superar la profunda crisis económica que vive.

Se trata de la primera dimisión en el Ejecutivo de Hasan Diab, que llegó al poder en diciembre de 2019. «El Líbano se encamina a convertirse en un estado fallido, Dios quiera que no», dijo Hitti por medio de un comunicado. «Tenía grandes esperanzas de cambio y reforma, pero la realidad abortó la semilla de la esperanza», agregó, afirmando que no comprometerá sus «principios» por ninguna posición ni autoridad.

«He decidido dimitir de mis funciones de ministro de Relaciones Exteriores y aunque deseo el éxito del gobierno y sus responsables en la gestión del Estado, también deseo que reconsideren algunas de sus políticas y hábitos», expuso Hitti. La renuncia formal fue entregada personalmente por el saliente ministro a Diab.

El Líbano sufre desde hace varios meses una devaluación inédita de su moneda, un aumento de los precios, despidos masivos y restricciones bancarias que agravan la situación económica en un país con un 35 por ciento de desempleo. Además, sufre con la inestabilidad política: Diab asumió varios meses después de la dimisión de su antecesor, Saad Hariri, que dejó el cargo ante la presión de una ola de protestas, generadas por el descontento ciudadano con la corrupción.

Las autoridades libanesas negocian un plan de rescate con el FMI, que ha condicionado las ayudas a reformas estructurales en un país bloqueado por el sistema político sectario que rige tras la guerra civil (1975-1990) y con una de las deudas más altas del planeta en relación a su tamaño.

Hitti explicó que para construir un Estado «hacen falta espíritus creativos, una visión clara, intenciones sinceras, una cultura de las instituciones y el estado de derecho», algo de lo que carecería actualmente El Líbano.

Artículo relacionado: El Líbano declara primer default de su historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s