Opina Flombaum: Tozudez estructural de los políticos en Argentina

OPINIÓN

3046353112_ec89c9df92_c
Foto: Reynaldo #brigworkz Brigantty from Pexels

Por Hugo Flombaum, analista político. Columnista de LaCity.com.ar.

Lectura: 5 minutos

Mucho se habla de la legitimidad de un gobierno de administrar la cosa pública. Ahora bien, eso no significa administrar la cosa privada.

Todos los gobiernos creen que tienen la autoridad, originada en ningún lugar, de administrar los bienes particulares.

Empecemos por el más común y el que más problemas nos trae. El dólar.

Argentina no tiene carencias de dólares, nos sobran, el que tiene carencia de dólares es el Estado Argentino por culpa de los gobiernos argentinos que estafaron a los tenedores de dólares en repetidas oportunidades.

Para que no crean que es una opinión que me ubica en algún lugar de la estúpida grieta les contaré una pequeña anécdota de cuando tenía 10 años.

Mi padre era un industrial nacional de la alimentación, no era un especulador, en 1958 visitó Europa y en Alemania compró dos nuevos hornos para su industria.

Para pagarlos obtuvo un crédito en el disuelto Banco Industrial, cuando los hornos llegaron, uno o dos años después, ese crédito, otorgado en pesos moneda nacional, no le alcanzó ni para pagar un tercio de uno de los hornos, si la consecuencia fue poner en aprietos financieros a una industria que seguía siendo pujante y muy bien ubicada en el mercado nacional.

No fue mi padre solamente, fueron generaciones las que sufrieron la pésima administración de la cosa pública de los gobiernos argentinos.

Escucho a los periodistas argentinos decir que el pueblo ahorra en dólares, no es así, en dólares no se ahorra, con los dólares nos protegemos de las continuas estafas, nada más.

Imaginen a un estadounidense ahorrando en dólares, es una locura, simplemente como no tenemos moneda nos protegemos.

Ahora bien, es vocacional la tozudez de nuestros gobernantes, luego de agotar los recursos del estado, querer avanzar sobre los recursos nacionales.

Quién le dijo a nuestros políticos que ellos tienen la autoridad de poner el valor de algo que no les pertenece. Cada vez que pretenden poner el valor de algo que ellos no tienen y sí lo tenemos los particulares chocan con un muro, pero insisten.

Les pasa con la mercadería exportable, el precio de esa mercadería, que por suerte no fijan, lo hacen mercados globales que compran y venden, quieren también fijarlos, no solo el precio sino cuando venderla.

Dicho así es ridículo, pues lo es.

La existencia de una moneda nacional es una función de gobierno, esa sí es tarea de los políticos, pero claro si fracasan, y repetidamente hace tanto tiempo, no quieran que fracasemos también aquellos que trabajamos a diario para poder lograr el acceso a los bienes que nuestro trabajo nos permita.

Hasta ahora no he dicho nada que no digan muchos opinólogos, lo que diré ahora es lo que intento sea novedoso.

¿Por qué si el río corre hacia abajo quieren torcerlo? porque si los argentinos que podemos protegernos de la estafa de nuestros gobernantes hemos decidido pensar en dólares, para tener una unidad de medida, que es para lo que sirve la moneda no respetan nuestra decisión y parten de ahí.

Lo que pienso no es un invento, en Uruguay para poder tener una moneda, luego de crisis y procesos inflacionarios, decidieron un bimonetarismo legal y transparente.

Uno puede comprar, vender, obtener un crédito y financiarse en dólares o en pesos uruguayos, en 2002 el valor del peso contra el dólar llegó a ser de 36 pesos por dólar, hoy luego de 18 años, es de 42, es decir 18% más. Muchísimo menos que la inflación de los EE. UU. en el mismo período, es decir, el peso uruguayo le ganó a la inflación de EE. UU. y se valorizó respecto de su propia inflación.

No fue una genialidad, fue subirse a una balsa y tomar la corriente del río, en lugar de nadar contra la corriente, ya sobre la corriente proponerse administrar correctamente las finanzas públicas, no las privadas, que es lo que los tozudos gobernantes y técnicos argentinos pretenden hacer.

La confianza no se logra por una elección, no se logra en un período de gobierno, se logra a lo largo de muchos años, pero administrando bien lo propio no lo ajeno.

Argentina tiene muchísmos dólares, se calcula en dos veces el PBI, los que no los tienen son los que los mal gastan, los administradores de lo público.

Pues porque no nos dejan vivir en paz, consumir con lo que nos ganamos y mientras tanto se dedican a ganar la confianza perdida.

¡ARGENTINOS A LAS COSAS!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s