Desastre ambiental por incendios en sur de America

INTERNACIONAL

3046353112_ec89c9df92_c
Incendios en la frontera brasileña con Bolivia / Foto: NASA Johnson

Lectura: 3 minutos

Los incendios en el Pantanal brasileño (suroeste del país) arrasaron en lo que va de año casi 33.000 kilómetros cuadrados, según los datos divulgados por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe).

Según este organismo estatal, entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año, el fuego consumió «32.910 kilómetros cuadrados», una superficie que tiene un tamaño equivalente a 21 veces la ciudad de São Paulo (sureste).

El número ya supera el área quemada en todo 2019, cuando fueron 20.835 kilómetros cuadrados, y a falta de que termine 2020 ya es el peor año para el Pantanal desde 2002, cuando empezaron las mediciones de incendios por parte del Gobierno.

En el acumulado de 2020, una cuarta parte de superficie total del Pantanal (el 26%) ya fue consumida por las llamas.

El grueso del problema se concentró en el pasado mes de septiembre, cuando el Pantanal sufrió más de 14.000 focos de incendio, un 120% más que en el mismo mes del año pasado y un récord histórico.

Los especialistas atribuyen el elevado número de incendios de este año a la sequía extrema y a la acción del hombre, ya que la gran mayoría son provocados para abrir pastos para el ganado.

En los últimos meses, Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil vienen padeciendo masivos incendios. Como si tratase de una película de cine catástrofe, los cielos de algunas ciudades se volvieron anaranjados o completamente grises.

La visibilidad era tan escasa que los ciudadanos no podían ni siquiera conducir un coche y en algunos casos se produjeron accidentes.

En ciudades como Asunción y Rosario (este de Argentina), los médicos y algunas autoridades le suplicaban a la población que no saliera a las calles ya que el humo de los incendios era peligroso para la salud.

«El aire producto de los incendios que respiramos en América del Sur es un vehículo de destrucción de nuestra salud. Este aire agrava el cuadro respiratorio, digestivo, produce daños en la piel, genera problemas cardiovasculares, neurológicos y en las mucosas oculares», dijo a Sputnik el médico argentino legista Damián Verzeñassi, director del Instituto de Salud Socioambiental de Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Rosario.

De acuerdo con algunos estudios internacionales, el humo impacta en la salud de las mujeres en gestación, produce un aumento de los abortos espontáneos y hay más partos prematuros y niños con daños genéticos, explicó el especialista, también director de la carrera de Medicina de la estatal Universidad Nacional del Chaco Austral.

Además, el humo de los incendios aumenta la presión arterial, produce alteración del sueño, irritabilidad y dificultades para poder realizar actividades habituales.

En la composición del humo se puede observar la presencia del monóxido de carbono (que reduce la capacidad de la sangre para transportar y liberar oxígeno a los tejidos), hidrocarburos aromáticos policíclicos (de los cuales algunos tienen capacidad mutagénica y carcinogénica), dióxido de nitrógeno (que puede generar grave injuria pulmonar) y dióxido de azufre (una sustancia irritante de la vía respiratoria y de los tejidos oculares).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s