Petróleo de Libia en centro del conflicto

INTERNACIONAL

3046353112_ec89c9df92_c
Foto: Javier Blas

Lectura: 3 minutos

La suspensión periódica de la producción y la exportación de petróleo en Libia de 2013 a 2020 provocó pérdidas por más de 180.000 millones de dólares, comunicó el jefe del Banco Central libio, Sadiq al Kabir.

«La suspensión de la producción y la exportación de petróleo entre 2013 y 2020 afectó mucho a la economía del país, resultando en pérdidas superiores a los 180.000 millones de dólares», dijo Al Kabir.

A mediados de septiembre, la Corporación Nacional del Petróleo (NOC, por sus siglas en inglés) anunció la reanudación de la producción y exportación de crudo en la nación.

El anuncio se dio luego de que el Ejército Nacional Libio (LNA, por sus siglas en inglés) llegara a un acuerdo con las autoridades en la parte occidental del país para levantar condicionalmente el bloqueo de los campos y terminales petroleras durante un período de un mes mientras tienen lugar las conversaciones entre las partes en conflicto.

El bloqueo fue introducido inicialmente en enero por el LNA, en medio de una escalada de violencia entre las partes beligerantes de Libia.

Libia reanuda las exportaciones del petróleo bloqueadas por el Ejército de Jalifa Haftar a principios del año. Mientras que Trípoli espera recuperar más rápido la economía con las ventas del oro negro, la OPEP da la voz de alarma. Los suministros ilimitados podrían hacer bajar los precios que ya están lejos de ser estables.

Aparte de las razones políticas y socioeconómicas, la guerra civil en Libia siempre ha tenido un trasfondo energético. Desde la caída del régimen de Muamar Gadafi, varios grupos han intentado tomar el control de los yacimientos de petróleo.

«La exportación del oro negro ha sido tradicionalmente la principal fuente de ingresos para el presupuesto del país, y las llaves de la tubería garantizaban automáticamente un lugar en el poder», explica la especialista Galía Ibraguímova.

El Ejército Nacional Libio (ENL), liderado por el mariscal Jalifa Haftar, se convirtió en una fuerza política importante al tomar las provincias orientales, donde se concentran los principales depósitos de petróleo, refinerías y puertos marítimos y desde donde se envían los recursos energéticos a Europa.

Antes de la guerra, Libia producía hasta 1,6 millones de barriles por día. Ahora ─no más de 0,1 millones─. Pero esto es suficiente para apoyar el presupuesto, observa la analista.

El Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), reunido en Trípoli y reconocido por la comunidad internacional, ha pedido repetidamente a las empresas internacionales que abandonen los contactos con el ENL. Se han impuesto sanciones contra el general Haftar. Pero esto no ha detenido a las compañías extranjeras de petróleo y gas.

La francesa Total y la italiana ENI trabajaron en Libia incluso durante el período de feroces batallas entre las fuerzas del oeste y el este, señala la columnista. La Corporación Nacional Libia de Petróleo y Gas tampoco detuvo sus actividades. Y nadie violó el régimen de sanciones, sino que inventaron un mecanismo especial: todas las transacciones se hacían en nombre del GAN, y se le pidió a Haftar que abriera una «tubería» para bombear petróleo desde el este a cambio de una parte de las ganancias.

Artículo relacionado: Empresas sancionadas por vender armas en Libia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s