Aumentan sospechas sobre plan nuclear de Irán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi / Foto: IAEA Imagebank

Lectura: 3 minutos

Las reservas de uranio de bajo enriquecimiento que Irán tiene a su disposición son 12 veces superiores al límite estipulado en el acuerdo nuclear (JCPOA) firmado en el 2015, del cual Trump se retiró tres años después. Así lo informa un comunicado de la Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que confirma que las reservas en manos de Irán acumulan 2442,9 kg.

Además, los inspectores del organismo en materia nuclear piden aclaraciones respecto a un sitio que hasta ahora había permanecido en secreto, y en cuyo interior se encontraría material sospechoso. En este sentido, la información que Irán ha proporcionado hasta el momento «no resulta creíble». En respuesta a estas observaciones, la cúpula del gobierno de la República islámica insiste en que los objetivos del programa nuclear de los ayatolás son pura y exclusivamente pacíficos, y no contemplan la producción de armamento.

En un mensaje publicado en Twitter, el embajador iraní ante la OIEA, Gharib Abadi, pidió evitar los «comentarios apresurados» y agregó que «se está interactuando» para llegar a una «solución». En tanto, los expertos del organismo están terminando de inspeccionar las muestras recogidas en dos sitios en el mes de septiembre. Se sospecha que en el pasado, estos lugares fueron utilizados para la producción de material nuclear.

En el último reporte entregado a los Estados miembros de la ONU, la OIEA no especificó cuáles son los sitios en los que se hallaron las polémicas reservas. Una fuente anónima contactada por AFP informa que los sitios no fueron utilizados para producir uranio, sino para su almacenamiento. La OIEA agrega que la República Islámica produce uranio con una grado de pureza del 4,5%, lo cual viola el límite de 3,67%, fijado en el acuerdo del 2015. El uranio de bajo enriquecimiento, con una concentración que oscila entre el 3% y el 5% de U-235, puede ser utilizado como combustible para las centrales eléctricas. Para la producción de armamento, el grado de enriquecimiento debe ser igual o superior al 90%.

En mayo de 2018, el presidente saliente de los EE. UU, Donald Trump, ordenó el retiro del acuerdo nuclear (JCPOA) ─que había impulsado su predecesor, Barack Obama─ y la introducción de las sanciones más duras de la historia. Una decisión que provocó una significativa caída en la economía iraní y el derrumbe en el sector del petróleo. En respuesta, Teherán amenazó con retomar su actividad de enriquecimiento del uranio para fines civiles. Ahora se espera entender cuáles serán las políticas de la nueva administración liderada por el demócrata Joe Biden. Para algunos, el nuevo mandatario estadounidense podría retomar las negociaciones con Irán.

En los últimos días, Biden abrió la puerta para el retorno de los Estados Unidos al acuerdo, y propuso un «camino creíble» para reemprender la diplomacia con Irán. El presidente Hassan Rouhani afirmó ayer que el país está dispuesto a aprovechar «todas las oportunidades» para atenuar «la presión de las sanciones», que pesan «sobre los hombros del pueblo» iraní.

Otro artículo de interés: Irán sigue eludiendo acuerdos nucleares
Otro artículo de interés: Rusia sale en defensa de Irán rechazando sanciones de ONU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s