Mal negocio del HSBC en Estados Unidos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Can Pac Swire

Lectura: 3 minutos

El banco de inversión británico HSBC estudia abandonar el mercado minorista de EE. UU. después que se le redujesen las opciones para mejorar el rendimiento de su negocio en el país norteamericano. Ahora, estudia reubicar sus recursos en los negocios más rentables de Asia, comunicaron a Financial Times dos fuentes cercanas al asunto.

El posible cierre de la red de sucursales minoristas del HSBC marcaría el fin de su intento de 40 años de desplegar un banco universal de servicio completo en EE. UU. En los tres trimestres del 2020 esta división registró en su balance una pérdida previa a los impuestos de 518 millones de dólares. A modo de comparación en el 2019 y en el 2018 HSBC perdió en EE. UU. 279 millones y 182 millones de dólares respectivamente.

Si bien el banco todavía no ha tomado la decisión final sobre la posible retirada, el plazo para anunciarla podría prolongarse hasta 2021, comunicaron los interlocutores del periódico británico que prefirieron mantenerse en el anonimato.

«Estamos examinando la viabilidad financiera del costo y la recompensa por salir o aplicar una estrategia intermedia en la que mantengamos una presencia menor», señaló una de las fuentes.

Es probable que los gerentes del banco también recomienden recortar la lista de clientes para centrarse en los usuarios internacionales que mantienen vínculos con Asia y Oriente Medio. Por ello, se les dará menos importancia a los negocios menos rentables desplegados en Estados Unidos, donde HSBC lucha por competir con rivales más grandes de Wall Street como JPMorgan y Citigroup.

La red desplegada por el banco en EE. UU. había estado bajo un intenso escrutinio durante varios meses a medida que el prestamista británico se esforzaba en hacer todo lo posible para ahorrar más recursos de lo prometido en febrero del 2020.

En aquel mes, sus empleados se comprometieron a economizar 500 millones de dólares en costos y recortar 35.000 puestos de trabajo. En el informe con los resultados del tercer trimestre el director ejecutivo de HSBC, Noel Quinn, se comprometió a ir «más lejos y más rápido» en los programas de reducción de activos ponderados por el costo y el riesgo, después que el banco reservase 7.700 millones de dólares para posibles pérdidas de préstamos durante la pandemia.

Tomando en consideración la expansión del coronavirus y los tipos de interés muy trabajos, los ejecutivos del banco decidieron en mayo de 2020 que era necesario adoptar medidas más drásticas. Como resultado, el HSBC ha cerrado un total de 80 sucursales en lo que va de año y ahora se le quedan alrededor de 150 desplegadas en la costa este y oeste de EE. UU.

HSBC entró por primera vez en el mercado de consumo de EE. UU. en la década de 1980. Su adquisición del prestamista de hipotecas de alto riesgo Household International en el 2003 causó pérdidas valoradas en miles de millones de dólares.

En el 2011, el banco vendió la mitad de su red de sucursales y un rentable negocio de tarjetas de crédito valorado en 30.000 millones de dólares. Desde aquel año, sus ejecutivos han tratado de recuperar infructuosamente la rentabilidad sostenible de su operación minorista en Estados Unidos.

Otro artículo de interés: Circulación del dinero negro en el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s