China flexibiliza mercado para inversiones europeas

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Videoconferencia con el presidente chino y otros dirigentes europeos / Foto: European Union

Lectura: 4 minutos

La Unión Europea y China alcanzaron el miércoles un principio de acuerdo para concretar un importante pacto bilateral sobre inversiones, cuyas negociaciones comenzaron en 2013.

Un encuentro virtual entre los referentes europeos y el presidente chino Xi Jinping selló la conclusión de las tratativas políticas.

Con el impulso de la canciller alemana Angela Merkel ─presidenta de turno de la Unión Europea─ las conversaciones con Beijing se aceleraron en los últimos días.

El punto de inflexión se produjo cuando Xi dio luz verde a mayores concesiones en términos de acceso al mercado interno chino y desarrollo sostenible.

Para la UE, el acuerdo servirá para equilibrar las relaciones económicas con el gigante asiático, acusado de recurrir a prácticas comerciales desleales como los subsidios a las empresas del Estado y el dumping social.

Hace años que los europeos exigían reciprocidad de trato para sus inversores. Mientras las empresas chinas pueden operar casi libremente en Europa, las empresas europeas en China están obligadas a crear joint-venture con empresas locales y transferirles sus secretos tecnológicos e industriales.

Las revelaciones periodísticas sobre la existencia de campos de trabajo en Xinjiang, donde se obliga a cientos de miles de musulmanes uigures a realizar trabajos forzados, parecían haber socavado la posibilidad de cerrar un acuerdo.

Las partes acordaron una fórmula que establece el compromiso de Beijing de implementar efectivamente los convenios de la OIT (Organización Mundial del Trabajo) que ya ha firmado y de «trabajar en la ratificación» de todos los restantes, especialmente el que se refiere a la lucha contra el trabajo forzado.

Varios eurodiputados han expresado su oposición a la firma del tratado. Ellos consideran que la situación en Xinjiang (y en Hong Kong) requiere compromisos más concretos de China sobre el respeto de los derechos humanos; también critican el viraje de Merkel en las negociaciones cuando faltan 20 días para la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos.

En contraste con la línea de Donald Trump, Joe Biden propuso crear un frente transatlántico común para responder al desafío global lanzado por Beijing: una invitación que los europeos habían recibido con satisfacción en las últimas semanas.

La Comisión de la Unión Europea respondió a las críticas afirmando que el acuerdo con China aún no ha sido ratificado por el Parlamento Europeo. No se espera su plena aplicación hasta dentro de dos años, durante los cuales la Unión verificará el cumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno chino.

Otro artículo de interés: Protesta en UE por sistema de trabajos forzados en China

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s