Kazajistán en pie de guerra cultural contra Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente kazajo, Kassim-Jomart Tokayev / Foto: UN Geneva

Lectura: 4 minutos

En Kazajistán se ha reanudado la polémica contra los rusos, que ha agitado al país durante todo el mes de diciembre.

Inmediatamente después de las fiestas de Año Nuevo, el Presidente del país, Kassim-Jomart Tokayev publicó un artículo en la principal revista estatal, Egemen Kazajstán («el Kazajistán Soberano»), donde comenta por primera vez públicamente las declaraciones de los diputados rusos del partido «Rusia Unida», Vjačeslav Nikonov y Evgenij Fedorov, que cuestionan la soberanía de Kazajistán sobre sus territorios del norte.

Aunque los dos diputados no son figuras políticas destacadas en su país, los kazajos consideran que semejante toma de posición es una expresión de la postura oficial de Moscú.

Esto ha provocado una ola de indignación en el país, hasta el punto de reclamar una investigación penal internacional contra ellos. Por ahora, las reacciones se han limitado a una nota diplomática, pero los dos hombres ─especialmente Fedorov─ no han querido retractarse de sus declaraciones, lo que derivó en una intervención airada del Ministro de Relaciones Exteriores de Kazajistán, Mukhtar Tleuberdy.

Aludiendo a su «educación superior y conocimiento de la historia de nuestro país», el ministro utilizó «una expresión muy rusa: es un error garrafal» (bred sivoj kobyly). Para un diplomático de alto rango, esta es una expresión claramente ofensiva.

En su artículo, Tokayev incluso recordó la hambruna de los años 1921-22, causada por el nuevo poder revolucionario en la Rusia soviética inmediatamente después de la guerra civil, para castigar a los territorios asiáticos (y ucranianos) que habían colaborado con los ejércitos contrarrevolucionarios «blancos».

«Si la hambruna causada por los rusos no hubiera existido, nuestra nación sería mucho más grande de lo que es hoy», recordó el presidente. «Es hora de que los historiadores aclaren las responsabilidades de los que mataron de hambre al pueblo».

Tokayev insiste en la necesidad de «desrusificar» Kazajistán, apoyando la difusión de la lengua nacional a expensas del ruso (que bajo el régimen soviético era de uso obligatorio) y revisando toda la historiografía oficial del país.

Propone «narrar la historia secular de Kazajstán, abordando la cuestión de todos sus territorios, que le pertenecen». Esto, sugiere, puede hacerse a través de películas o series de televisión en Netflix y HBO, ya que hoy en día, son muy pocas las personas que intentan leer textos y manuales históricos.

Sin embargo, segun los analistas, las declaraciones de Tokayev son bastante cautelosas, y sólo aparecen en la edición de la revista en idioma kazajo, pero no en la rusa.

Es evidente que el presidente quiere dirigirse ante todo a sus compatriotas y fortalecer los sentimientos patrióticos y soberanistas, en vez de alimentar la guerra diplomática con los rusos.

En la prensa nacional y en los canales de televisión sigue desplegándose una fuerte polémica contra la «política de Putin»: la referencia a la hambruna de los años veinte no puede sino suscitar una profunda irritación en los políticos rusos, porque deja expuesto un nervio sumamente sensible.

Los ucranianos también polemizan sobre el Holodomor, una tragedia similar que sucedió en aquellos años y en los siguientes, con las políticas estalinistas contra los campesinos. Tokayev de alguna manera abrió una de las «Cajas de Pandora» selladas de la época soviética.

A pesar de la ola de polémicas, que promete crecer, el Metropolitano ortodoxo ruso de Astaná (ahora Nur-Sultan), Aleksandr (Mogilev), en el marco de una solemne ceremonia, el 6 de enero pasado otorgó al expresidente Nursultan Nazarbaev la Orden Ortodoxa «de la Gratitud» (en kasajo, Algys) por sus grandes méritos en el renacimiento espiritual de Kazajistán.

El «presidente eterno», que sigue controlando el país en su rol de presidente del Consejo de Estado, siempre ha tratado de presentarse como defensor del diálogo interreligioso. Esta vez, aprovechó la oportunidad para desear una Feliz Navidad a todos los ortodoxos del país, asegurando que en este difícil período «gracias a nuestra unidad superaremos todas las pruebas que nos afligen».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s