Biden seguirá ruta de Trump contra gasoducto ruso para Europa

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: © Nord Stream 2 / Axel Schmidt

Lectura: 5 minutos

El precio del gas en el distribuidor holandés TTF alcanzó los 337,9 dólares por 1.000 metros cúbicos y se situó en los niveles de septiembre de 2018, indican los datos bursátiles.

En tanto, sigue tomándose intensamente el gas almacenado en los depósitos subterráneos europeos. El 11 de enero estos depósitos estaban llenos al 65,75% mientras que a principios del mes esa cifra fue del 74%. En Europa, en 2020, la pandemia hizo reducir los precios del gas prácticamente tres veces, en mayo los precios cayeron por debajo de los 40 dólares por 1.000 metros cúbicos aunque ya en otoño las cotizaciones volvieron a los niveles anteriores a la crisis y continuaron su impetuosa subida.

La dinámica de los precios está condicionada a la alta demanda de gas por los fríos que llegaron a Europa y Asia.

Las cotizaciones europeas se mantienen altas también porque grandes volúmenes del gas natural licuado fueron reenviados de Europa a los países de Asia Pacífico, donde la demanda es alta debido a la recuperación de la economía.

Este mes de enero, el demócrata Joe Biden asumirá la presidencia de EE. UU. Sin embargo, nada hace pensar que esto vaya a cambiar la actitud de los estadounidenses hacia el gasoducto ruso Nord Stream 2, señala el diario sueco Svenska Dagbladet. Según el medio, Biden es un oponente del proyecto aún más duro que Donald Trump.

Cuando era vicepresidente de EE. UU. Biden calificó el proyecto de Nord Stream 2 de «mal negocio» para Europa.

Según el político, el gasoducto podría limitar las rutas de suministro y la seguridad energética de la Unión Europea.

«La mejor alternativa es el suministro de gas natural licuado de Estados Unidos», cita el diario al exvicepresidente estadounidense.

La Administración de Donald Trump aprobó varios paquetes de sanciones a finales del año pasado para frenar la construcción de la tubería y favorecer la venta del gas natural licuado (GNL) de sus yacimientos de esquisto.

«Una ley de sanciones más dura se introducirá bajo la Administración Trump, pero se aplicará ya con Biden y podría tener un impacto decisivo en la relación del presidente con Rusia», comenta el medio sueco.

Poco después de las elecciones presidenciales, el equipo de Biden declaró que el nuevo presidente «continuará fortaleciendo la independencia energética de Europa».

No obstante, parece que EE. UU. no toma en consideración la opinión de la propia Europa.

El diario observa que la Comisión Europea apoya el proyecto Nord Stream 2. El 3 de noviembre, el día de las elecciones presidenciales de EE. UU., la presidenta Ursula von der Leyen escribió en una carta a los eurodiputados alemanes que la Comisión está «siguiendo de cerca» las actividades de EE. UU.

«La Comisión se opone categóricamente a las sanciones unilaterales contra las empresas europeas que hacen negocios legítimos. Esas medidas son inaceptables y contrarias al derecho internacional», cita el medio a Ursula von der Leyen.

Políticamente, Nord Stream puede contar con el apoyo continuo del gobierno alemán, agrega el diario. El ministro de Exteriores de Alemania, Heiko Maas, aseguró que su país mantendrá su apoyo al gasoducto europeo Nord Stream 2 tras la llegada de Joe Biden a la Presidencia de Estados Unidos. Maas volvió a instar a Washington a respetar la soberanía europea A nivel de la UE, el tema ha sido políticamente polémico en medio de la amenaza de sanciones de Estados Unidos, señala la publicación.

El proyecto Nord Stream 2 tiene como objetivo la puesta en marcha de un gasoducto que transportaría hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año desde Rusia a Alemania, pasando por las aguas territoriales o las zonas económicas exclusivas de Dinamarca, Finlandia, Alemania, Rusia y Suecia.

Estados Unidos, que busca vender a Europa el gas natural licuado (GNL) de sus yacimientos de esquisto, y países europeos como Polonia, Letonia o Lituania se oponen al nuevo gasoducto, cuya construcción está a punto de finalizar.

En 2019, Washington impuso sanciones a los contratistas que trabajaban en la colocación de las tuberías, lo que obligó a la empresa suiza Allseas a abandonar las obras.

Casi un año después, el 11 de diciembre de 2020, el tendido fue reanudado por el barco ruso Fortuna.

La Agencia de Energía de Dinamarca (DEA) confirmó que el tendido del gasoducto Nord Stream 2 en las aguas de Dinamarca se reanudará el 15 de enero.

Otro artículo de interés: Moscú rechaza sanciones contra gasoducto Nord Stream 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s