Europa mira con buenos ojos presidencia Biden

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas / Foto: European Institute at Columbia University

Lectura: 5 minutos

A pocos días de la toma de posesión de Joe Biden como el 46º presidente de Estados Unidos, los aliados europeos de Estados Unidos se están preparando para la nueva administración. Para los líderes europeos, el regreso de Biden a la Casa Blanca, que dejó hace cuatro años como vicepresidente de Barack Obama, junto con rostros familiares en puestos clave en el extranjero y de seguridad, es tranquilizador.

Y lo es aún más a raíz de la violencia de la semana pasada contra el Congreso por parte de agitadores que apoyan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, centrados en teorías de conspiración de estado profundo, que buscaban revertir el resultado de la victoria de Biden en las elecciones presidenciales. Es un asalto que ha dejado a los europeos tan desorientados y conmocionados como los estadounidenses.

En una conferencia de seguridad hace dos años en Munich, los líderes europeos estuvieron apoyando a Biden (en los márgenes del encuentro), instándolo a postularse para un cargo. Después de soportar un fuerte y duro discurso de «Estados Unidos primero» del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, Biden, ahora visto como el presidente más proatlántico desde George H.W. Bush, cuando bromeó en su discurso: »Esto también pasará. Volveremos».

Biden y su equipo de los principales asesores, su nominado para secretario de Estado de EE. UU., Tony Blinken, y sus elecciones para los principales puestos en la CIA y en el Consejo de Seguridad Nacional, incluidos Jake Sullivan y Amanda Sloat, son personajes conocidos al otro lado del Atlántico, habiendo servido en la administración Obama. Sloat, un ex alto funcionario del Departamento de Estado, dirigirá la oficina europea del NSC. «Amanda es una gran profesional que conoce bien Europa», dice David O’Sullivan, un diplomático irlandés retirado y ex enviado de la UE en Washington.

Los legisladores de ambos lados del Atlántico están ahora decididos a reparar las relaciones deterioradas y estabilizar las democracias sacudidas por una agitación política interna sin precedentes y desafiadas por poderes autoritarios. Habrá un rápido acuerdo sobre una variedad de temas con Bruselas y Washington ansiosos por una estrecha colaboración, según los analistas.

Biden ya se ha comprometido a volver a unirse al acuerdo climático de París y dice que revertirá la decisión de Trump de retirarse de la Organización Mundial de la Salud.

Es probable que Washington y Bruselas se muevan rápidamente para dar forma a una iniciativa sobre cómo se puede reformar la moribunda Organización Mundial del Comercio y cómo se puede fortalecer la gobernanza global multilateral basada en reglas, dicen los analistas. También esperan una oferta para resolver las disputas comerciales. El mes pasado, la Comisión Europea pidió a Estados Unidos y la UE que «trabajen en estrecha colaboración para resolver los factores irritantes del comercio bilateral». Hay alguna esperanza en Bruselas de que Biden levante los aranceles de la era Trump impuestos a las importaciones de acero y aluminio de la UE.

Eso podría allanar el camino para resolver una disputa de larga data sobre los subsidios a los fabricantes de aviones Boeing y Airbus. La CE también presentó una lista de deseos para la cooperación, incluso sobre la pandemia, el cambio climático, la tecnología, la seguridad y la defensa. La lista fue diseñada para demostrar qué tan a tono está Europa con algunas de las prioridades de Biden. Sin embargo, también fue un lanzamiento temprano de las posiciones de la UE en las que hay diferencias, preparándose para las negociaciones.

Además, los países europeos individuales han estado cortejando a la nueva administración. Biden ha dicho que quiere convocar una cumbre mundial de democracias para forjar objetivos comunes que sirvan a la causa de la libertad y unir a las democracias para contrarrestar las alternativas autoritarias. Victoria Nuland, una diplomática veterana programada para un puesto superior en el Departamento de Estado, dijo recientemente: «Es hora de ponerse de pie y defenderla [la democracia]».

Añadió: «Tenemos problemas no solo para lidiar con las autocracias… tenemos países reincidentes en todo el mundo que pueden tener elecciones, pero no se están comportando como democracias en términos de proteger la prensa libre y los poderes judiciales libres y la defensa del estado de derecho. Y tenemos problemas dentro de nuestras propias sociedades».

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, dijo el sábado: «Estamos listos para trabajar con Estados Unidos en un Plan Marshall conjunto para la democracia», en referencia a la campaña estadounidense lanzada en 1948 para reconstruir 18 naciones de Europa Occidental devastadas por la guerra. Maas dijo que «no había socios mejores, más cercanos y más naturales en el siglo XXI que Estados Unidos y Europa».

Otro artículo de interés: Biden reclama paz y defensa de la Constitución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s